Paravelo, una increíble bicicleta que vuela (vídeo)
¿Qué ocurriría si pusiéramos a inventar el aparato de sus sueños a un par de amigos, a la postre ingenieros aficionados al ciclismo y a la aviación? Efectivamente, que se enfrascarían en su tarea como locos hasta conseguir algo muy parecido a Paravelo, una bicicleta que se transforma en un avión, superando una altura de 1.200 metros.

Pilotarla no requiere licencia para volar, por lo que todos podríamos probarla ya mismo, siempre y cuando, claro está, no sople un viento traicionero y tengamos el arrojo suficiente, cosa nada fácil. Sobre todo porque la bicicleta consigue una velocidad superior en el aire que en la tierra, de unos locos 40 kilómetros por hora flotando allá arriba, frente a unos más razonables 24 km/h cuando rueda.

Por lo tanto, una vez conocido este ingenio, sólo nos queda decir que las bicicletas voladoras existen, y hablamos de las operativas, porque ha habido otros inventos similares, pero no han logrado nada parecido.

Un invento revolucionario

La empresa londinense XploreAir ha sido la encargada de diseñarla, un nombre bajo el que se esconden dos cerebritos que no han cejado en su empeño durante dos largos años. Son John Foden y Yannick Read, quienes ya han comenzado con éxito una campaña en Kickstarter.com para obtener fondos que permitan empezar a comercializar su avanzado prototipo.

Para volar, la moto activa su motor de arranque eléctrico alimentado por biocombustible y despliega un ala multicolor que insufla aire y vistosidad a la imagen. Porque, tal y como explican los padres de la criatura, ambos sueñan con ser pilotos desde niños, por lo que el invento tiene en sí mismo algo mágico y también potencialmente revolucionario.

Paravelo, una increíble bicicleta que vuela (vídeo)
“Uno de los mayores obstáculos para el vuelo es el costo. Es caro para entrenar, es caro de mantener la aeronave. Por lo tanto, lo maravilloso de esta bicicleta volando es que será accesible”, se emocionan.

Ver el vídeo vale más que mil palabras, por lo que recomiendo darle al play. Es increíble la sensación de ver a la bici alzar el vuelo como si tal cosa, por lo que volar con ella debe ser la bomba. Llamadme nostálgica, pero a mí me recuerda al final estelar de ET, con aquella escena de todas aquellas bicicletas surcando los cielos. ¿Será éste también el inicio de un viaje cósmico? Por lo pronto, permite dar un buen paseo a vista de pájaro.