París quiere usar ovejas como cortacéspedes
París ya sorprendió a propios y extraños dejando crecer las malas hierbas en algunas calles y parques. Aquello fue una decisión respetuosa con la biodiversidad de la que ahora se cumplen tres años, lo que no impide que sus jardines luzcan cuidados o que se usen cortadores de césped y herbicidas. ¿Pero, hasta cuándo? Sus días podrían estar contados si saliera bien un experimento de eco pastoreo que utilizará a las ovejas para el mantenimiento del espacio verde urbano.

En efecto, si los rumiantes se portan bien durante el próximo mes de abril en un espacio de prueba -situado en un terreno baldío de dos mil metros cuadrados-, es decir, si hacen su trabajo y son capaces de dejar bien aseado este lugar del distrito 19 de la capital francesa, el proyecto seguirá adelante.

La idea de la alcaldía de París es extender este curioso sistema de cuidado de jardines para ir reduciendo de forma importante el uso de máquinas cortacésped, así como de otras maquinarias mecánicas y herbicidas.

Paisaje bucólico

Si se obtienen resultados positivos, fuentes municipales han explicado que las siguientes zonas elegidas serán la de los Bosques de Vincennes y de Boulogne. Y, lógicamente, si el resultado sigue siendo satisfactorio, las ovejas irán transformando los exclusivos jardines parisinos en bonitos paisajes con un toque bucólico.

Entre otros beneficios, la reducción de maquinaria y de los típicos productos para el control de las hierbas reducirán la contaminación sonora, ambiental y visual, creando entornos más naturales, sin duda. Igualmente, se ahorrará en combustible y en la compra de productos, si bien las ovejas también requieren un mantenimiento.

París quiere usar ovejas como cortacéspedes
La gestión ecológica de los espacios verdes mediante el uso (y abuso) de los animales no es algo nuevo, en realidad. Su uso se viene llevando a cabo en entornos rurales desde hace mucho tiempo, si bien el entorno urbano como el parisino, de carácter denso, sí supone una gran novedad.