Participa en el seguimiento de la carraca europea
La carraca europea ha sido declarada Ave del Año 2012. Por este motivo, la organización SEO/BirdLife propone a los ciudadanos amantes de la naturaleza y preocupados por el medio ambiente, tanto adultos como niños, a participar en una iniciativa que tiene como objetivo hacer un seguimiento de la especie.

Se invita a participar a todo tipo de voluntarios, de cualquier edad, de forma individual, en familia o bien como parte de las actividades escolares. El objeto final es colaborar con SEO/BirdLife en el conocimiento sobre la población de la carraca europea, Ave del Año.

La iniciativa trata de obtener más información de la carraca, para que, el próximo año, se pueda preparar con mayor fiabilidad un censo nacional de esta ave. Sólo hay que dedicar un poco de tiempo realizando recorridos por el municipio en el que se viva, se pasa el fin de semana o por la zona en la se realizan paseos por el campo.

Las mejores fechas para realizar el censo son del 15 de abril al 15 de mayo, ya que coincide con el comienzo del celo, el momento en que es más fácil de localizar.

Para encontrar los lugares por donde se mueve la especie, SEO/BirdLife ofrece algunos datos útiles. La carraca cría en agujeros de árboles, construcciones humanas aisladas, como transformadores de luz, casas ganaderas, etc., y taludes de tierra. Siempre en ambientes más o menos abiertos que formen un mosaico de áreas cultivadas con lindes, árboles dispersos, bosquetes de ribera, construcciones ganaderas, etc.

Las carracas suelen cazar a lo largo de todo el día. Para ello, utilizan posaderos donde son bastante
fáciles de detectar (postes y cables de teléfono, puntos prominentes de árboles y arbustos grandes, etc.), pero están más activas y son más visibles a primeras horas de la mañana y últimas de la tarde. Por tanto, se recomienda hacer el trabajo de campo a esas horas.

La búsqueda se puede hacer a pie o en coche, aunque en el primer caso se disfrutará más. Sólo hay que transitar por ambientes abiertos y recorrer la mayor superficie de terreno posible. Son ligeramente coloniales, por lo que, si se detecta algún ejemplar, es posible que haya más en los alrededores.

Si la búsqueda se hace en coche, se debe hacer a muy baja velocidad y, si puede ser, fuera de carreteras para no ocasionar molestias ni accidentes.