Pasar varios días al aire libre mejora nuestra capacidad para resolver problemas
Devanarse los sesos no siempre ayuda a acabar con un problema, sobre todo si estamos encerrados entre cuatro paredes y rodeados de aparatos electrónicos. La solución podría venir más fácilmente tras pasar unos días al aire libre, alejados de la tecnología moderna, concluye un nuevo estudio.

Esta es la primera vez que los científicos logran demostrar que el contacto con la naturaleza puede mejorar nuestra capacidad para la resolución de problemas, si bien los beneficios para la salud física y mental han sido probados en infinidad de estudios previos.

El trabajo indica que hemos de dejar nuestros gadgets (teléfonos móviles, portátiles, etc.) para dejar descansar al cerebro, y del mismo modo explica por qué los festivos cumplen una importante función al permitirnos desconectar de la actividad laboral diaria, según David Strayer, coautor del estudio y psicólogo de la Universidad de Utah, en Estados Unidos.

El poder cerebral aumenta un 50 por ciento

Por lo tanto, si nos encontramos ante un difícil problema o si nuestra mente ha de responder a cualquier desafío, quizás sea momento de calzarse unas deportivas y practicar senderismo para que florezca la creatividad y aumente el poder del cerebro. Pero no sólo eso, porque sus conclusiones también nos indican algo tan simple y útil como la conveniencia de estar en contacto con la naturaleza de forma regular.

En el estudio, se concluyó que pasar de cuatro a seis días en contacto con la naturaleza, practicando senderismo, aumenta nuestras habilidades para resolver problemas hasta en un 50 por ciento. De algún modo, pasear por espacios naturales alejados de la vida moderna nos ayuda a riescuperarnos del adormecimiento y agotamiento intelectual que nos ocasionan largos periodos frente a las pantallas de televisión, teléfonos y ordenadores.

¿Pero, qué ayuda más, alejarnos de los gadgets o acercarnos a la naturaleza? Los autores desconocen cuál de ambas cosas hace la diferencia en realidad, si una mayor exposición a la naturaleza o la disminución de la exigente atención tecnología, afirmando que probablemente sea una mezcla de ambos.