Patricia de León posa desnuda sobre un brócoli gigante para promocionar la dieta vegana
La actriz y modelo panameña Patricia de León nos anima a comer verdura subida a un brócoli tremendo. O quizás es al revés, la liliputiense es ella, y el vegetal simplemente tiene un tamaño normal. Sea como fuere, lo cierto es que aparece despampanante, en una curiosa versión del típico desnudo de Adán y Eva, pero esta vez sus partes pudendas no están tapadas con hojas de vid, sino con este nutritivo vegetal.

Sin embargo, en este campaña lo importante no es lo que se esconde, sino lo que se enseña o, mejor dicho, lo que se busca enseñar. Sus promotores, la nueva división latina de PETA, lanzan todo un alegato a favor del veganismo, un tema que, por otro lado, puede considerarse marca de la casa.

Recordemos, sin ir más lejos, las innumerables campañas veganas de la organización, en realidad realizadas contra el maltrato animal, protagonizadas por Pamela Anderson o por tantas otras modelos y celebrities de todo el mundo.

En esta ocasión, Patricia de León es el reclamo. Su imagen carnal o, cuanto menos, su cuerpo desnudo y recatado a la par, se nos aparece en un paisaje de lo más natural y a la vez extraño, protagonizado también por un brócoli bien fresco, tan fresco que está plantado y ofrece un aspecto fantástico. Tumbada sobre él, esta morena herbíbora parece estar en su salsa, muy acostumbrada a hincarle el diente a toda hora.

La tentación verde

Mirando a cámara con la melena al viento, en un alarde de estudiada naturalidad, su mirada apela, pero también invita al pecado, si bien la tentación no es una manzana sino… la dieta vegana. El mensaje es claro, lo resume el eslogan que puede leerse en el cartel: Come tus verduras, son muy ricas. Tanto, se pretende, como la atractiva top, en un juego de asociación de ideas inducido por la misma imagen.

Patricia de León posa desnuda sobre un brócoli gigante para promocionar la dieta vegana
A nadie se le escapa que, siendo una actuación animalista cuyo propósito no es otro que luchar contra el maltrato animal y la industria ganadera, prescindir de la carne y de los productos lácteos tendría consecuencias positivas para la salud (menos obesidad y diabetes), así como para el medio ambiente.