Peligra la supervivencia de las abejas
En el mundo, cada vez hay menos abejas. Los enjambres disminuyen su población o desaparecen. Entre 2006 y 2007, en Estados Unidos, desaparecieron el 25% de las abejas del país, y en Europa la situación es parecida.

La situación es más grave de lo que puede parecer a simple vista. El fenómeno es conocido como Trastorno del Colapso de las Colonias (CCD, por sus siglas en inglés) y tiene graves consecuencias en el medio ambiente, pues las abejas realizan una importante función polinizadora. A esto hay que sumar las pérdidas económicas. En algunas zonas de Francia, como en las cercanías de Lyon o Alsacia, hay pérdidas de hasta más del 50%. La Unión Europea ha puesto en marcha un proyecto denominado Bee-Doc que investiga el problema. Comenzó el pasado marzo. Once universidades de nueve países trabajan bajo la coordinación del profesor Robin Moritz.

El proyecto Bee-Doc tiene tres líneas de investigación: el diagnóstico del trastorno, el fomento de estrategias de prevención y el desarrollo de tratamientos que dependan menos de la química que los actuales.

En la Universidad alemana de Hohenheim (Stuttgart) se estudia la reacción de las abejas ante determinadas sustancias pesticidas y ante algunos parásitos. Otro de los factores que puede alterar la vida de las abejas es la pérdida de biodiversidad, como puede ser la tendencia hacia el monocultivo a gran escala. En todo caso, parece que el Colapso de las Colonias se debe a varios factores: pesticidas, parásitos como el Varroa, una mala alimentación, la mala gestión del enjambre. Si continúa esta situación, la mayoría de los enjambres pueden desaparecer.

También se está estudiando el genoma de estos insectos para conocer qué genes están relacionados con cada aspecto. Expertos en biología lo estudiarán durante los próximos años. Por otra parte, en Aviñón, al sur de Francia, existe una colonia de abejas que resiste a parásitos y a todas las enfermedades. Los investigadores tratan de averiguar por qué ocurre esto.