Pesca insostenible: grandes arrastreros que aspiran el océano
Greenpeace continúa su lucha contra los grandes buques de pesca denominados arrastreros pelágicos. Son enormes barcos que capturan especies de peces aspirando una columna de agua. Es una técnica pesquera que destruye el medio ambiente, pues utilizan unas mangueras succionadoras que aspiran, sin ningún tipo de selección, todo lo que encuentran a su paso. Además, aparte de pescar, congelan y procesan el pescado. Pesca industrial en su máxima expresión.

Estos barcos pescan en aguas africanas, en Mauritania y Senegal, y en muchos otros lugares del mundo. Y lo hacen, en parte, gracias a las subvenciones europeas procedentes de la Política Pesquera Común (PPC). Operan en aguas del Pacífico, en Chile y Perú, donde están agotando las reservas de jurel.

Greenpeace no está en contra de la pesca ni de que se coma pescado. Pero promueve una pesca sostenible, el apoyo, en definitiva, a la pesca artesanal que, además del beneficio medioambiental, permite el desarrollo local.

En su última acción, activistas de Greenpeace han impedido que uno de los buques pesqueros más grandes de Europa, el Theadora Maartje, abandone el puerto de Ijmuiden (Holanda), evitando así su partida hacia aguas africanas. Los activistas han bloqueado los 140 metros de longitud del barco arrastrero holandés con bandera alemana.

La Política Pesquera Común permite la mala gestión de los océanos no sólo en Europa. Como resultado de esta política, el 75% de las poblaciones comerciales de peces en aguas comunitarias están sobreexplotadas. Barcos como el Theadora Maartje pescan y procesan doscientas toneladas de pescado cada día y navegan durante semanas. Las subvenciones de las anteriores políticas pesqueras han servido durante años para aumentar la capacidad de la flota que ha esquilmado los océanos.

Gobiernos europeos de países como Holanda, Alemania y Reino Unido, deben ajustar sus políticas pesqueras y reducir su flota pesquera. Se está elaborando una nueva reforma de la Política Pesquera Común, lo que representa una oportunidad para que se produzca un cambio que apoye sin excusas una pesca sostenible. En Europa y en todo el mundo.