Piden protección para la mariposa monarca
En esta historia, total y lamentablemente real, el reino de la mariposa monarca está en franco declive y, aunque su hábitat es enorme y siguen contándose por decenas, centenares de miles, el futuro pinta negro para ella a consecuencia de cambios que amenazan la supervivencia de la especie.

Como es sabido, su hábitat se extiende desde México, lugar donde hiberna, hasta Estados Unidos y Canadá, países que recorre durante sus increíbles migraciones de miles de kilómetros. Una región del planeta que ha sufrido transformaciones relacionadas con la deforestación, los herbicidas y los eventos climáticos extremos, cuyas consecuencias han asestado un duro golpe a esta especie migratoria durante la última década.

Llegar a un acuerdo

Han sido muchos los estudios y voces conservacionistas que han dado la voz de alarma durante este tiempo, tal y como también acaba de hacer el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) con unas elocuentes y desesperadas cartas enviadas a los mandatarios de México, Estados Unidos y Canadá.

Las misivas dirigidas a Enrique Peña Nieto, Barack Obama y al primer ministro de Canadá, Stephen Harper hace un repaso de la dramática situación con cifras que asustan, como el descenso del 44 por ciento de bosque ocupado durante 2013-2014, con respecto a anterior periodo del 2012, por otro lado los números más bajos desde 1993, primer año del que se tiene registro.

Piden protección para la mariposa monarca
El objetivo prioritario es intentar mejorar su hábitat acordando acciones conjuntas para detener la destrucción de su hábitat, concretamente del algodoncillo -las plantas del algodoncillo sobre las que nacen y de las que se alimentan- por el uso de herbicidas y también por su tala indiscriminada en Estados Unidos y Canadá, así como para detener la deforestación en México. La urgencia de la situación es tal que el WWF teme que ésta sea la última oportunidad para salvarlas.