Pipican ecológico que premia con golosinas
El municipio barcelonés Molins de Rei acaba de instalar un pipican ecológico que tiene la acertada particularidad de premiar a sus cánidos usuarios con una galletita de regalo.

Inspirado en la famosa teoría del perro de Pavlov -demostró que se pueden condicionar respuestas ante un estímulo repetitivo-, el e-can es un novedoso pipican que podría tener un gran éxito gracias a la ingeniosa idea de ofrecer golosinas para que el perro tome gusto a utilizarlo siempre que sale a pasear.

A simple vista el invento pasa bastante desapercibido, algo que también es digno de alabar si valoramos la deseable integración de un sinfín de ellos en un entorno urbano, ya sea un jardín o cualquier otro lugar donde se instale. Como puede verse en la imagen, simplemente es un pilar metálico pintado de un discreto color verde que se limpia y desinfecta tras cada uso.

Limpieza automática con energía solar

Su funcionamiento es ecológico, pues además de mejorar la calidad ambiental del entorno utiliza energía solar para realizar esa limpieza automática que actúa de forma similar a nuestra cadena del wc.

Si tiene éxito el prototipo instalado, un proyecto de la firma Eco-Can, aumentaría el número para un espacio público más limpio y una mejor convivencia entre ciudadanos y mascotas, tal y como desearían los jóvenes catalanes que la han creado. De hecho, la empresa decidió crearlo tanto para conseguir unas ciudades más higiénicas como una mejor percepción de la presencia de los perros en las calles. A su vez, se reduciría el gasto en limpieza de las calles o, al menos, se haría más liviana la tarea de los barrenderos.

Pipican ecológico que premia con golosinas
En tan sólo unos días de uso se ha utilizado cientos de veces, si bien podría ser por la novedad. Pronto sabremos si tiene éxito o si, por el contrario, fracasa, como ha ocurrido con otros artilugios similares. En este caso, las galletas pueden hacer una gran diferencia al ganarse a los perros con la golosina.