Plantas que eliminan la contaminación
Ya sabemos que las plantas, a través de su proceso de fotosíntesis, absorben dióxido de carbono de la atmósfera y liberan oxígeno. Pero no es la única forma en la que las plantas pueden compensar la irresponsabilidad del ser humano respecto al medio ambiente.

Las raíces de las plantas realizan una importantísima labor de regeneración natural. Se trata de la fitorremediación o fitorrestauración de los suelos, una forma de descontaminarlos, de depurar las aguas residuales y, también, una forma de limpiar el aire. Se usan, para el proceso, plantas vasculares (con raíz, tallo y hojas), algas (ficorremediación) u hongos (micorremediación). De esta forma, se elimina o, al menos, se controla, la contaminación mediante la actividad de algunos microorganismos presentes en las plantas.

Varios programas de investigación estudian tecnologías para usar las plantas como el principal sistema para tratar la contaminación. Este tipo de sistemas ya se está usando, por ejemplo, es el programa de tratamiento de agua de Nueva York.

Este tipo de tecnologías de fitorremediación tienen algunas ventajas, como su bajo coste y su facilidad de instalación y utilización. Además de ser soluciones sostenibles, ya que se produce una renovación de los recursos. Incluso se podría añadir que son soluciones más estéticas que los dispositivos industriales. En fin, jardines diseñados para limpiar el ambiente. Y, por supuesto, no dañan la fertilidad del suelo, más bien al contrario.

Este sistema se ha probado con éxito en casos de suelos contaminados con metales pesados, plaguicidas o residuos radiactivos. Se sigue trabajando en ello, mejorando en eficacia y paisajismo.

Este método tiene algunos inconvenientes, claro. Principalmente, el espacio que necesitan las plantas para filtrar el agua y el tiempo que lleva atrapar la contaminación de la tierra, a veces, un proceso que puede durar años.

La verdad es que el sistema no es precisamente nuevo. Se usó, desde la antigüedad, en las ciudades de la Grecia y la Roma clásicas y en la China imperial. Viejas ideas retomadas y mejoradas por las nuevas tecnologías y conocimientos.