Plástico fabricado con maíz para el cultivo de la fresa
El Centro Tecnológico de la Agroindustria (Adesva) está desarrollando un plástico fabricado con almidón de maíz para usarlo como recubrimiento en el cultivo de la fresa. Los expertos están comparando las ventajas ambientales del material biodegradable respecto al tradicional plástico negro de polietilieno, muy contaminante, en el marco del proyecto europeo Agrobiofilm.

El cultivo de la fresa requiere el recubrimiento de los denominados lomos de tierra con un material plástico, sobre el que crecen los frutos. Esta cobertura de plástico acolchado permite aislar la planta del exterior y mantiene la humedad, evitando pérdidas hídricas. También se consigue que las fresas maduren antes y, por tanto, un aumento del rendimiento, además de controlar el crecimiento de malas hierbas.

Hasta ahora, los agricultores han utilizado plástico de polietileno para recubrir los lomos, un material que se convierte en un residuo muy contaminante al acabar la campaña de cultivo de la fresa. Deben retirarlo de las fincas y enviarlo a una empresa autorizada que se encargue de su gestión y, por tanto, supone un coste para el proceso de producción.

Para resolver este impacto ambiental, los expertos proponen utilizar en los lomos un material biodegradable elaborado con almidón de maíz. Esta cobertura, al finalizar la campaña, se trituraría y se mezclaría con la planta seca para pasar a formar parte del suelo. La planta se queda en el mismo lomo y cuando está seca se incorpora con el plástico y la maquinaria los fracciona, convirtiéndose en materia orgánica que se aporta al suelo. Este bioplástico no resultaría, pues, un desecho contaminante.

La pasada campaña, los investigadores de Adesva probaron la nueva cobertura y los resultados fueron positivos. El plástico de acolchado biodegradable se mantuvo intacto durante toda la campaña, sin que hubiera diferencias estadísticas significativas en la producción con respecto a una campaña con plástico convencional.

No obstante, los expertos continúan los ensayos la campaña actual. Están probando once tipos de plástico diferentes, todos de almidón de maíz, para comprobar cuáles aportan los mejores resultados.