Playa plástica en Venezuela
Es un desastre “intermitente”. Cuando la marea está alta, no se ve. Cuando baja la marea, se descubre la porquería que se ha ido acumulando a lo largo de los años, desechos plásticos que se han adherido al suelo marino. Es la Playa Plástica, en la que fue antaño una de las costas más bellas del Estado Zulia, en Venezuela.

Es un gran manto conformado por residuos de plástico, similar a las islas de plástico de los océanos Pacífico y Atlántico, pero casi en tierra. La basura ha quedado enquistada entre las raíces del bosque de mangle rojo o negro. Con la sucesión de mareas, no sólo se ve o no se ve el desastre, sino que significa que llegarán nuevos desechos y la Playa Plástica se hará más y más grande.

El paraje se encuentra cerca de las costas del lago Maracaibo y de las orillas del único pulmón verde que le queda a la ciudad: el Parque Comunal Tierra de Sueños.

La comunidad de Capitán Chico, del pueblo de Santa Rosa de Agua, en la ciudad de Maracaibo, donde se ubica Tierra de Sueños, ha sido quien ha bautizado como Playa Plástica esta aberración. El lugar es visitado por turistas y amantes de la naturaleza. Los guías explican, de la manera más pedagógica, el impacto de la contaminación por plástico producto de la impunidad de quienes, a lo largo de los diecinueve municipios que comparten la cuenca del lago Maracaibo, siguen usando el lago y los ríos que desembocan allí como basurero o relleno sanitario clandestino.

Playa Plástica es una ironía para protestar por los cientos de toneladas de polietileno y polipropileno que se depositan en las costas del bosque de manglar. Los grupos ambientalistas del Zulia quieren crear conciencia para que no se produzcan casos similares y para encontrar una solución a la contaminación por plástico.