Población atemorizada por la perforación de un volcán cerca de Nápoles en busca de energía geotérmica
El área volcánica conocida como Campos Flégreos duerme, por lo que no está dando los problemas de antaño, cuando su lava enterraba todo lo que encontraba a su paso con suma violencia. Sin embargo, su furia podría despertar en cualquier momento, pues constituye uno de los espacios volcánicos activos de Italia, y las consecuencias serían tremendas, ya que en sus inmediaciones viven más de tres millones de personas. ¿Lo hará próximamente, cuando lo perforen en busca de energía geotérmica? Los lugareños prefieren no comprobarlo.

Por un lado, los científicos mantienen una constante vigilancia de la zona, una de las regiones volcánicas más densamente pobladas del mundo, pero su intensa actividad geotermal también ha llamado la atención de la ciencia, y un grupo de investigadores pretenden perforar el volcán para intentar obtener energía geotérmica.

Se trata de un polémico pero ambicioso proyecto llamado Campos Flégreos, proyecto de perforación profunda, y donde sus impulsores ven una gran oportunidad para extraer energía, mientras algunos científicos aseguran que la lava tiene una salinidad tal que no sirve para generarla. Una discusión en la que lo cierto es que la población, muerta de miedo, no repara.

Para los lugareños, lo importante no es saber si el experimento será un éxito o un completo fracaso, sino abandonar para evitar que el volcán entre en erupción pues, lógicamente, tener un mal despertar, algo connatural a todo volcán, significaría un mar de lava que devastaría todo a su alrededor. Por ello, los habitantes no quieren jugar con fuego o, más concretamente, con magma y lava, muy al contrario de lo que prevé el proyecto, en cuya primera fase se perforará hasta los 500 metros, continuando después hasta los 3,5 kilómetros de profundidad.

Actualmente, se han perforado ya 200 metros, y se sigue adelante con el proyecto, llevado a cabo por el Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología de ITalia y el Centro Geocientífico Alemán de Investigaciones. Así, mientras le buscan las cosquillas al volcán, aseguran que no hay peligro, científicos locales advierten que la perforación podría causar una peligrosa erupción o incluso un terremoto. Imposible la entente. Sólo queda cantar, por aquello de espantar los males: ¿Qué será, qué será, qué será…?