¿Por qué no se venden más coches eléctricos en Europa?
La industria automovilística europea no ve avances en la movilidad eléctrica. Nadie duda de que hay que impulsar las ventas de vehículos no contaminantes para disminuir la contaminación de las ciudades y luchar contra el cambio climático. Pero las ventas de este tipo de coches no acaban de despegar en Europa. Siempre parece que va a ser el año de la movilidad eléctrica… pero nunca lo es.

Los organismos públicos deben impulsar la movilidad eléctrica para lograr un futuro en el que esté garantizada la movilidad sostenible. Sin embargo, según la Asociación de Fabricantes Europeos de Automóviles (ACEA), las condiciones actuales no incitan a los ciudadanos a confiar en los vehículos propulsados por electricidad y, por tanto, no compran este tipo de coches. ¿Por qué?

En parte (¡cómo no!) es debido a la situación de crisis económica actual. Las ventas de vehículos han disminuido de forma general. Pero hay otras razones, como la falta de estándares que normalicen la recarga de los vehículos, la fragmentación del mercado interior, los pocos incentivos del mercado, la falta de apoyo a la I+D y una visión poco clara y unificada de la infraestructura necesaria.

Para desarrollar la movilidad eléctrica, en definitiva, hay que crear las condiciones adecuadas, ha asegurado Ivan Hodac, secretario general de la ACEA. Para ello, es esencial una cooperación entre proveedores de servicios, empresas de infraestructuras, el sector de la energía, los organismos de normalización y la industria del automóvil. Y, también, es indispensable un apoyo de los Gobiernos y las instituciones europeas.

Un único sistema de recarga

¿Por qué no se venden más coches eléctricos en Europa?
La normalización de la conexión entre la red eléctrica y los vehículos eléctricos es uno de los requisitos previos esenciales para el despegue definitivo de la movilidad eléctrica. Pero hay que ofrecer seguridad a los inversores, permitir economías de escala y reducir los costes para todas las partes interesadas. La industria automovilística pide un sistema de conexión único para la recarga de vehículos eléctricos.

En la próxima década, se prevé que el aumento de ventas de vehículos eléctricos se sitúe entre un 2 y un 8%. Un porcentaje muy bajo si tenemos en cuenta que, desde hace años, se espera un boom del coche eléctrico… que nunca llega.