Por un uso responsable del agua
El agua es un líquido fundamental para la supervivencia. Sin embargo, muchos ciudadanos no son conscientes de su importancia y se olvidan de racionalizar su uso. El mundo está formado por un 70% de agua, pero la mayor parte es agua salada no apta para el consumo. El proceso de desalinización sigue siendo muy caro, por lo que no nos queda otra que moderar y controlar el gasto de agua. Apenas el 0,5% del agua mundial está disponible para el consumo.

Los principales consumidores son los sectores agropecuario e industrial, por eso los países desarrollados tienen políticas y controles ambientales cada vez más estrictos en todos sus procesos. Pero desde las casas también podemos ayudar a no malgastar agua. Toma nota de los siguientes consejos:

- Repara las instalaciones defectuosas que originan perdidas o fugas de agua.
- Cierra bien el grifo después de usarlo.
- No dejes el grifo abierto inútilmente. Ábrelo en el momento de entrar a la ducha. Manténlo cerrado mientras te cepillas los dientes. No dejes perder el agua mientras haces otra actividad.
- Utiliza el lavarropas con la carga completa de ropa.
- No dejes las mangueras abiertas en el jardín.
- Mantén limpia el agua de piscinas durante el año, para evitar llenarla en verano.
- En los sistemas de riegos automáticos, instala sensores de lluvia que interrumpan el accionamiento, aprovechando las precipitaciones.