Preferencia para las bicicletas para una movilidad sostenible
ConBici es una coordinadora estatal de 55 asociaciones españolas de defensa de la bicicleta que fomenta su uso como medio de transporte habitual. Esta organización lleva casi dos décadas apostando por el uso de la bicicleta en las ciudades y, de este modo, convertirlas en espacios más habitables. En definitiva, un grupo que reúne las inquietudes ciclistas para que sean tenidas en cuenta por los responsables políticos. Un grupo de presión que se tiene que enfrentar al poder de las petroleras, a las que no conviene que los ciudadanos dejen el coche aparcado.

En España, se va a reformar el Reglamento General de Circulación (RGC) y tratará, entre otros asuntos, la normativa para bicis y ciclistas. Puede ser un avance para la normalización del uso de la bicicleta en las ciudades o un retroceso, en cuyo caso ganarían, una vez más, los coches, y perdería el medio ambiente y la calidad de vida de los ciudadanos. Parece ser que la bicicleta pasará a ser un medio de transporte preferente y en el reglamento se incorporará un nuevo título, el VI, con siete artículos (del 174 al 180) dedicados a los pedales. Una gran oportunidad para el nuevo Gobierno presidido por Mariano Rajoy para apostar por una movilidad sostenible.

Junto al fomento del uso de la bicicleta, se debe potenciar el transporte público y no propiciar el uso masivo y diario de los vehículos que usan combustibles sucios. Para ello, hay que crear carriles exclusivos para el transporte público y la bicicleta, así como crear entornos agradables para andar, reducir el tráfico, para lo que es indispensable limitar el uso del coche particular, incluso imponiendo un pago por la entrada al centro de las ciudades, no aumentando las vías de circulación para estos vehículos contaminantes ni construyendo aparcamientos en los centros urbanos.

En el nuevo reglamento que se está desarrollando, las bicicletas tendrán una consideración aparte y, por tanto, tendrán normas propias. En general, parece que disfrutará de preferencia cuando circule por la calzada. Se quiere evitar que las bicis invadan las aceras, algo que no es solución, pero por lo que muchos ciclistas optan para alejarse del peligro de conductores poco respetuosos. Así, la bicicleta tendrá prioridad en la carretera en las avenidas por las que se circule a 50 km/h o menos. En todo caso, una cosa es la norma y otra la realidad. La educación de los conductores no se puede imponer por ley.