Premio para el alcalde o alcaldesa que vaya en bici
Normalmente, tendrían que ser los poderes públicos los que premiaran a los ciudadanos responsables con el medio ambiente. Pero, en este mundo al revés que nos ha tocado vivir, son los ciudadanos los que quieren premiar a los políticos que hagan bien su trabajo. Debieran hacerlo sólo porque es su responsabilidad. Pero, como no ocurre así, tal vez un premio les motive.

La original idea surge de una marca de bicicletas, BSG Electrics, que busca doscientos alcaldes a los que regalar una bici eléctrica. Eso sí, se la tendrán que ganar. La promoción se ideó durante la celebración del Día de la Bicicleta, el pasado 19 de abril de 2012.

David Llada, fundador de la empresa, explica que hace años vivía en el norte de Londres y, todos los días, podía ver al alcalde cruzando el barrio en bici para llegar al ayuntamiento, para lo que tenía que atravesar buena parte de la ciudad de Londres. ¿Qué mejor forma de conocer tu ciudad, la gente a la que gobiernas? No sólo es una acción medioambientalmente responsable, sino que sirve para hacerse una idea de lo que ocurre en la calle, para acercarse a la ciudadanía y comprender sus problemas.

Una estrategia de promoción que, por otra parte, encaja a la perfección con el discurso de austeridad en el gasto público que se ha impuesto en casi toda Europa. ¿O es que esa austeridad es sólo para el ciudadano de a pie (o en bicicleta, cabría añadir)?

La bicicleta del premio, un modelo Db0, cuesta 1.700 euros. Pero los Ayuntamientos ganadores no pagarán por ella. Es un regalo de la marca con el que, además, se ahorrarán, si la usan, los costes de la gasolina de sus desplazamientos por la ciudad. Mediante las redes sociales, la empresa BSG se ha puesto en contacto con doscientos alcaldes, pero sólo seis, hasta ahora, se han unido a la iniciativa ecológica y por una movilidad sostenible. Ninguno de ellos gobierna una gran ciudad, precisamente las más necesitadas de este tipo de políticas.

El colectivo madrileño Pedalibre ha pedido a Ana Botella que rubrique el compromiso y muestre su apoyo al transporte sostenible, moviéndose en bicicleta por Madrid. Y, si gana el premio, no tendrá ni que esforzarse en pedalear.