Prendas de ropa más sostenibles
No creo que a los fashion victims les importe mucho que las prendas de ropa se elaboren con materiales contaminantes y no sostenibles. Lo importante es seguir la idea “antes muerta que sencilla” y estar a la última moda. Sin embargo, algunos minoristas y fabricantes de ropa, junto a grupos ecologistas y académicos, quieren acabar con los materiales contaminantes en el mundo de la moda.

Para ello han creado una coalición llamada Sustainable Apparel Coalition que va a elaborar una base de datos global donde se reflejen las repercusiones sobre el medio ambiente que provoca cada fabricante de ropa en el ciclo de elaboración de sus productos.

Este grupo, cuyo nombre se podría traducir como Coalición de Ropa Sostenible, analizará los componentes y el proceso de la producción de las prendas de vestir para otorgar a cada fabricante y a cada prenda una puntuación en sostenibilidad. Una vez más, se trata de dar poder de decisión al consumidor.

El ambicioso objetivo es crear esta gran base de datos con todos los materiales que componen las prendas de vestir, como telas, cremalleras, tintes, hilos o botones. De este modo, no sólo los consumidores, sino también los grandes fabricantes de ropa podrán elaborar ropa de un modo más responsable con el medio ambiente.

Forman parte de esta coalición compañías tradicionales y conocidas como Wal-Mart, H&M o Hanes, y otras con una tradición de ropa más enfocada a la naturaleza, como Patagonia o Timberland. Grupos medioambientalistas de Estados Unidos, como la Fundación de Defensa Ambiental o la Agencia de Protección Ambiental, también se han unido al proyecto.

En Estados Unidos, en 2010, se gastaron unos 340.000 millones de dólares en ropa y zapatos. Esa cifra supone alrededor del 25% del mercado mundial. Pero casi todos los productos provienen de la importación. Las diferentes piezas y partes de cualquier prenda provienen de una cadena de diversas multinacionales, por lo que el cálculo de su impacto ambiental resulta muy complicado.