Preparan un Reality sobre ballenas en cautividad
Iniciativas como ésta demuestran que los realitys son un formato aún sin explotar, que puede servir a causas solidarias y justas más allá de la frivolidad que suele caracterizarlos. ¿Imaginas utilizar esta fórmula televisiva para denunciar maltratos e injusticias relacionadas con el mundo animal?

No es necesario hacerlo, sin embargo. Centrado en la cruel industria del entretenimiento que mantiene en cautividad a las ballenas en parques acuáticos, la productora de Hollywood Julia Productions tiene previsto empezar con el lanzamiento de 4 capítulos de un Reality sobre tan controvertido tema.

Su productor, Raul Julia Levy, pretende que el reality show tenga impacto a nivel mundial, por lo que además de estar en negociaciones con el actor estadounidense Richard Grieco e intentar resolver problemas técnicos para el rodaje, está empleándose a fondo en su máxima difusión.

Grabar la cruda verdad

La serie aprovecha el momento de sensibilización social que hay en Estados Unidos sobre la dramática situación que padecen las ballenas criadas o capturadas para su entrenamiento de por vida en espectáculos. Actualmente, está circulando una petición en el Estado de California que busca promulgar la Ley de Bienestar y Seguridad para las Orcas “para que sea ilegal mantener orcas en cautividad para fines lúdicos o científicos y queremos que la serie también ayude a esto”, apunta Julia.

Preparan un Reality sobre ballenas en cautividad
En la línea del reciente documental Blackfish, que denuncia la misma situación enfocándolo en las orcas, se incidirá en el ridículo tamaño de los tanques donde viven, en cuántas ballenas están cautivas y hasta qué punto su cautiverio supone un maltrato continuo, con la intención también de concienciar acerca de otros animales también esclavizados como los delfines o las morsas.

Parques temáticos en California, Florida, Texas, Manierland (en Canadá), el Parque Loro en España, Manierland en Antibes, Costa Azul… Serán los centros de atención de la serie, todo aquel lugar donde haya ballenas malviviendo. Haciendo uso de la libertad de información, se reunirá información y fotografías que comentará un equipo de expertos, entre los que habrá investigadores marinos de prestigio y testimonios ex entrenadores que ahora pertenecen al movimiento anti-cautiverio.

Y, por supuesto, como todo reality, las cámaras grabarán la cruda verdad de las condiciones bajo las cuales viven las orcas. Por último, batir récords de audiencia no es un objetivo meramente económico. Como es fácil adivinar, el auténtico éxito sería animar al público a implicarse en el movimiento de liberación de los cetáceos. Entonces sí, comenzaría el espectáculo…