El primer supermercado europeo con balance neutro de consumo eléctrico
Dentro de la estrategia para la lucha contra el cambio climático, Europa está apostando por el ahorro y la eficiencia energética. En este sentido, se crean edificios que sean capaces de producir toda la energía que consumen. En el sector de la distribución se ha producido un hito: uno de los locales de la cadena de tiendas Eroski se ha convertido en el primer supermercado con balance neutro en consumo energético.

El innovador supermercado no necesita, lógicamente, estar conectado a la red eléctrica general, ya que se autoabastece por sí solo. El proyecto durará tres años. Se trata de demostrar la viabilidad técnica y económica de suministrar la energía que necesita un supermercado de 2.000 metros cuadrados sólo con fuentes de energía renovables.

El sistema se basa, como no podía ser de otra forma, en medidas de ahorro energético. También apostará decididamente por la electricidad generada a través de la biomasa, tanto para frío como para calor.

Para desarrollar el proyecto, Eroski ha contado con la ayuda y colaboración del CENER (Centro Nacional de Energías Renovables) y las empresas Apina (especializada en sistemas de absorción), Rank (ciclos de cogeneración) y Girasolar (calderas de biomasa).

Por otra parte, Eroski desarrolla un plan para mejorar la eficiencia energética de sus otras tiendas. En Oñati, Guipúzcoa, se han llevado a cabo varias medidas para reducir el consumo energético con el objetivo de llegar a cero emisiones de dióxido de carbono (CO2), reduciendo el consumo energético, al menos, en un 65% respecto a la media de este tipo de establecimientos.

Sistema de absorción de amoniaco

El primer supermercado europeo con balance neutro de consumo eléctrico
En un supermercado, aproximadamente el 70% de la energía se usa para generar frío. En este proyecto, un sistema de absorción de amoniaco será el que generará el frío de las cámaras refrigeradas de almacenamiento, la sección de congelados y los murales de sala de ventas. Además, un ciclo ORC (Ciclo Orgánico de Rankine) generará energía eléctrica a través de una caldera de biomasa.

El proyecto Lifezerostore cuenta con un presupuesto de casi dos millones de euros y tendrá una duración de tres años. La Comisión Europea lo apoya: será cofinanciado a través del programa Life-2012.