Primera planta de energía osmótica en Noruega
La energía osmótica va en aumento en Europa, eso es algo que ya os comentamos aquí hace unos meses. Está claro que las energías renovables son las energías del futuro y este tipo de alternativa es una de las más interesantes.

Tanto Holanda como Noruega son los países que más están avanzando en este campo, siendo estos últimos los que acaban de inaugurar la primera planta de energía osmótica del mundo. Statkraft es la primera empresa que ha aprovechado el choque de agua dulce y agua salada para generar energía. La planta, que es etiquetada como salina, será de momento como una especie de laboratorio con cerca de 2.000 metros cuadrados. Su capacidad de producción será limitada.

El secreto está en la atracción que crean las moléculas de agua salada sobre las de agua dulce, lo que hace que aumente la presión de la cámara donde se encuentra almacenada el agua salada. Esa presión es aprovechada por una turbina que es la que crea energía al moverse.

El gran inconveniente es que todavía son muy elevados los costes de producción de una planta de este tipo. Además, la eficiencia de las membranas que separan el agua dulce del agua salada deja mucho que desear. Cuando se resuelvan estos problemas, seguro que veremos plantas de este tipo en muchos lugares del planeta.