Producen biodiésel en México a partir de grasa y aceite
El Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) de México presentó un proyecto para crear biodiésel a partir del aprovechamiento de aceites y grasas animales desechados por la industria. Estos desechos se pueden aprovechar bien aplicándolo al cien por cien en biocombustible, bien en mezclas con el diésel común, abaratando costes y haciendo un combustible menos contaminante.

Según el instituto, que cuenta con la colaboración del Instituto Municipal de Ecología (Imec), el coste del biodiésel es mucho menor que el combustible fósil y la inversión se recuperaría en un año como máximo. Jesús Manuel Arreola Tostado, director de Coordinación y Vinculación del INIFAP en el estado, comentó: “Tenemos ya tecnología para generar materia prima y producir biodiésel y bioetanol, y desde luego se está trabajando con la generación de biogás, aunque en ello estamos un poquito más atrás”. Añadió que hay “que incidir mucho en lo que es la producción de biodiésel, para el efecto, ya tenemos contacto con el municipio de Celaya y le presentamos a la alcaldesa Rubí Laura López un proyecto para la producción de biodiésel, el que puede ser a partir de materia prima vegetal y a partir de aceites reciclados y grasa animal”.

El proyecto para Celaya plantea que se utilicen todos los aceites que desecha el rastro, los locales de restauración y algunas empresas que usan la grasa animal como derivado, para recogerlo y utilizarlo para el biocombustible. El director de Coordinación y Vinculación del INIFAP dijo que la idea es que el municipio utilice este biocombustible en sus unidades para el servicio público, abaratando costes, y consiguiendo mayor lubricidad y, por tanto, menos desgaste en los motores, lo que prolongará su vida útil.

Uno de los investigadores, Salvador Montes, calculó un presupuesto y concluyó que, con una inversión de alrededor de 200.000 pesos, se pueden producir 1.200 litros por semana de biodiésel, cuyo coste sería de 7,50 pesos por litro; por tanto, menor que el coste del diésel común. El INIFAP ha estimado, por tanto, que en un plazo de 10 a 12 meses, haciendo la inversión mencionada, se amortizará el coste.