Productos biodegradables
La biodegradabilidad es la propiedad que tienen algunas sustancias químicas para que los microorganismos las conviertan en sustrato, mediante energía y sustancias como aminoácidos, tejidos y organismos.
La degradación de los productos puede producirse por degradación aerobia o degradación anaerobia.
Los productos biodegradables pueden emplearse en la eliminación de contaminantes como los desechos orgánicos urbanos, hidrocarburos, papel, etc.
El tiempo que tardan los microorganismos en descomponer el material puede ser variable.

Canillas de plástico: 450 años
Bolsas de plástico: 12 a 20 años.
Botella de vidrio: cerca de 4000 años.
Calcetines hechos de lana: 1 a 5 años.
Cáscara de naranja: 6 meses.
Cáscara de plátano o de banana: 2 a 10 días.
Cuerda: 3 a 14 meses.
Envases de leche: 5 años.
Estaca de madera: 2 a 3 años.
Estaca de madera pintada: 12 a 15 años.
Filtros de cigarrillos: 1 a 2 años.
Hierro: 10000 años.
Papel: 2 a 5 meses.
Pañuelos hechos de algodón: 1 a 5 meses.
Telas de nailon: 30 a 40 años.
Vasos de aislante térmico de poliestireno: 1 a 100 cien años.
Zapatos de cuero: 25 a 40 años.

Por lo tanto, antes de tirar cosas al suelo, piensa que va a tardar meses o años en descomponerse, mientras lo único que servirá es para ensuciar y contaminar. El reciclaje es la mejor solución.