Productos ecológicos y convencionales: ¿cuáles son más caros?
Contrariamente a todo lo que se piensa, no es cierto que los productos ecológicos que encontramos en el mercado son más caros que los convencionales, es más, a partir de los resultados que, mes tras mes se han ido derivando del observatorio de precios que establece una serie de comparaciones entre los precios de frutas y verduras de tres grandes cadenas comerciales presentes en las áreas de estudio y los precios establecidos también por los productores en los mercados ecológicos.

El estudio mencionado anteriormente compara y revela al mismo tiempo la presencia de variaciones de casi un 200% en alimentos como la naranja navalina (hasta 2.50 euros en los mercados convencionales y 0,95 euros en los mercados ecológicos), un 100% de variación en el caso de los limones (1,91 euros en mercados convencionales y 0,84 euros en ecológicos) o la variación de los tomates para ensalada (hasta 2,25 euros en convencionales y 1,40 en ecológicos).

En ninguno de los casos que han formado parte del análisis el precio de los productos ecológicos ha sobrepasado el precio del producto convencional, pese a que todos los productos anteriormente citados eran de gran salida en el mercado.

Precios más estables

Cabe destacar la estabilidad de los precios de los productos ecológicos, frente a la gran fluctuación con la que cuentan los productos de mercados tradicionales, en los casos concretos de los precios de frutas y verduras. Este hecho está directamente relacionado con la gran dependencia que las grandes cadenas comerciales tienen de las también grandes cadenas de distribución y, por lo tanto, de las variaciones de precios en los mercados globales que se encuentran fuertemente influenciados y sometidos por las fuerzas políticas, internacionales y de macroeconomía.

Por el contrario, los productos ecológicos mantienen sus precios gracias a la venta directa por parte del productor, eliminando intermediarios entre productores y consumidores que estabilizan los precios y los hacen más económicos.

Además del ahorro que suponen los productos ecológicos hay que añadir también la calidad no sólo nutricional, sino también sensorial que poseen estos productos, pues en su producción no se utilizan sustancias químicas. Otra de sus ventajas es que se trata de productos frescos que el consumidor adquiere pocas horas después de su recogida. Cabe mencionar también que la no utilización de productos químicos ayuda a la mejora de la calidad medioambiental, por lo que la agricultura ecológica se alza como uno de los grandes pilares básicos en cuanto al desarrollo sostenible.
Productos ecológicos y convencionales: ¿cuáles son más caros?