Prohibida la venta de biberones con Bisfenol A
A partir del próximo mes de junio de 2011, en los países miembro de la Unión Europea estará prohibido vender biberones elaborados con el material conocido con el nombre de Bisfenol A. Este compuesto es un producto químico utilizado en la fabricación de plásticos que libera una hormona que puede afectar gravemente a la salud del bebé incluso a niveles muy bajos de exposición.

Desde hace años, varias organizaciones ecologistas, defensoras de la mujer, de la salud y de otro tipo, además de científicos y ciudadanos a título personal, se unieron en una campaña en la pedían a la Autoridad Europea para la Seguridad de los Alimentos (EFSA) tomar medidas para reducir la exposición al Bisfenol A de los europeos, sobre todo, de niños y mujeres embarazadas. La campaña, por fin, ha dado sus frutos.

El Bisfenol A se utiliza en plásticos para alimentos y bebidas, como biberones, botellas, botes, fiambreras o vajillas. Algunos estudios han demostrado que, al ser calentado, el plástico libera esta sustancia que pasa del recipiente al alimento o a la bebida. Varios informes vinculan el Bisfenol A con enfermedades como la diabetes, el cáncer de mama y otras graves enfermedades crónicas.

Aunque resulta difícil de creer, la EFSA había basado sus decisiones respecto a este compuesto en informes elaborados hace cincuenta años y, para más inri, pagados por la industria del plástico y de los alimentos. Por supuesto, estos informes afirmaban que el Bisfenol A era totalmente inocuo.

Ahora que los más indefensos, los bebés, se encuentran protegidos de al sustancia, quizá sea hora de proteger al resto de la población prohibiendo el uso del Bisfenol A en cualquier plástico destinado a entrar en contacto con alimentos o bebidas. Dinamarca y Francia hace tiempo que habían tomado medidas para retirar y prohibir este tipo de biberones. También en Canadá, el Gobierno prohibió su uso y buscó una solución al problema.