Proliferación de la medusa “Pelagia noctiluca”
Cada verano sucede lo mismo en las playas españolas. Muchos días es imposible bañarse porque las medusas hacen acto de presencia. La extensión e intensidad de las proliferaciones de la medusa “Pelagia noctiluca” sigue en aumento. Al parecer las causas son muy diversas y complejas, pero todo apunta a que están relacionadas con la sobrepesca y el calentamiento mundial que sube la temperatura del agua marítima.

Otro fenómeno creciente es que los inviernos son cada vez más suaves o incluso cálidos, esto favorece la entrada de la corriente superficial al Mar Mediterráneo a través de Gibraltar y con ella las condiciones ideales para la invasión de la medusa “Pelagia noctiluca”. Esta especie prolifera casi sin control en las costas españolas, puesto que es el lugar idóneo para encontrar alimento. Son consideradas una plaga en muchas zonas oceánicas. Además esta clase de medusas tiene la peculiaridad de que puede reproducirse de manera rápida si las condiciones son favorables y alcanzar grandes tamaños. Todo coincide con un cambio general del régimen hidroclimático de frío a cálido observado desde 1980.

Por otro lado, cabe señalar que el aumento de medusas afecta directamente a las pesquerías, a la acuicultura y al turismo. A parte de por sus efectos tóxicos y el veneno de las células urticantes, causa un importante efecto socio-económico negativo. El aumento de la cantidad y del tiempo de permanencia de las medusas se debe en especial a la sobrepesca, pero los efectos del cambio climático y el calentamiento actual del agua del mar, también influyen en gran medida.