Protección de la biodiversidad marina en Río+20
La Cumbre de Río+20 debe tratar muchos temas. El medio ambiente es todo. Es el planeta. Son las ciudades y el campo. El norte y el sur. Uno de los temas, quizá olvidado durante años, es la conservación de los océanos. El propio secretario general de la Onu ha señalado que Río+20 debe fomentar la mejora de la gestión y conservación de los océanos para frenar la pesca excesiva, expandir las áreas marinas protegidas y reducir la contaminación y el impacto del cambio climático.

Ban Ki-moon ha hecho estas declaraciones cuando se celebraba el Día Mundial sobre Biodiversidad Biológica, que este año ha estado dedicado a la diversidad marina. El mundo tiene una oportunidad para salvaguardar las áreas marinas y los litorales del mundo en la cumbre de Río+20, que se celebrará en Río de Janeiro del 20 al 22 de junio.

Ban Ki-moon ha hecho un llamamiento a gobiernos para trabajar unidos y lograr compromisos vinculantes en la reunión de Brasil. El objetivo es que, en 2020, se salvaguarde el 10% de las zonas marinas y litorales del mundo y proteger, de este modo, la biodiversidad marina.

El principal problema al que se enfrenta la biodiversidad marina es que los ambientes marinos sólo están protegidos en un 1%. En los continentes, el nivel de protección se encuentra en un 15% de la superficie. Por tanto, hay que llevar a cabo acciones en todos los ámbitos, local, nacional y global, de modo que, en 2020, se pueda tener protegido un 10% de las zonas marinas y litorales del mundo.

Aún hay tiempo. en cuanto las amenazas humanas se reducen o se anulan por completo, los espacios marinos se recuperan.

Se han logrado, en todo caso, algunos avances. Especialmente, con el establecimiento de reservas marinas a gran escala, así como con la creación de áreas de documentación ecológica y biológica en pleno océano y las profundidades marinas. Ahora, hay que seguir avanzando en ese sentido.