Protección de la selva a cambio de dinero
El medio ambiente se sigue protegiendo en el mundo a cambio de dinero. No parece lo más acertado a largo plazo, pero es lo que hay. Ahora son Brasil y Estados Unidos los que han llegado a un acuerdo económico-medioambiental. A cambio del compromiso de usar el dinero para conservar sus selvas amazónicas, mejorar la gestión de sus recursos naturales y procurar medios de vida para la gente que depende del sector forestal, Estados Unidos rebajará la deuda del país suramericano en 21 millones de dólares durante cinco años (más de 16 millones de euros). Si se necesita una razón económica para conservar los incomparables recursos naturales de un país como Brasil no vamos por buen camino. Aunque, claro, mejor hacerlo por esta razón que no hacerlo.

El caso es que Estados Unidos y Brasil han firmado un acuerdo por el que el país suramericano podrá disponer de más dinero para proteger sus selvas tropicales. El acuerdo se suscribió en el marco de la Ley de Conservación de Bosques Tropicales, una norma estadounidense promulgada en 1998 que trata de promover la preservación de las áreas selváticas globales a cambio de condonar la deuda. La pregunta es: ¿qué beneficio saca Estados Unidos, un país que se niega repetidamente a firmar los acuerdos internacionales que impulsan la lucha contra el cambio climático? Nadie da duros a pesetas. Y menos Estados Unidos.

Brasil, en concreto, se centrará en la protección de una región conocida como Mata Atlántica (que comparte con Paraguay y Argentina), considerada una de las selvas tropicales más amenazadas del planeta, y otros dos grandes ecosistemas que cubren cerca del 50% del territorio del país y que albergan especies únicas de aves, ranas y otros animales, así como una gran variedad de flora. Según datos de los científicos, sólo se conserva menos del 10% de la selva original de la Mata Atlántica.

Otros países que han llegado a acuerdos con Estados Unidos dentro del programa de Conservación de Bosques Tropicales son Panamá, Bangladesh, Botswana, Belice, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Jamaica, Paraguay, Perú y Filipinas.