Protestas contra HidroAysén, proyecto de cinco centrales hidroeléctricas en Chile
HidroAysén es un proyecto que pretende construir cinco centrales hidroeléctricas, dos en el río Baker y tres en el río Pascua, en la región de Aysén, al sur de Chile. El 9 de mayo fue aprobado el proyecto, aunque gran parte de la ciudadanía chilena está en contra. El complejo tiene previsto ofrecer una potencia instalada de 2.750 MW y una capacidad de 18.430 GWh de energía media anual. La inversión se calcula en unos 3.200 millones de dólares, siendo el proyecto energético más importante que se haya estudiado en Chile en toda su historia.

Según la empresa responsable de llevar a cabo HidroAysén, en el año 2020 el proyecto podría cubrir el 21% de la demanda del país. El proyecto contempla también una línea de transporte de la energía desde la región de Aysén hasta Santiago, la capital chilena, para ser inyectada al Sistema Interconectado Central que permita distribuir la electricidad. Para los grupos ecologistas, el proyecto es una aberración medioambiental.

Cientos de personas se han manifestado en contra del proyecto HidroAysén en diferentes ciudades chilenas, como Coyhaique, Temuco, Santiago, Valdivia, La Serena y Valparaíso. Al menos treinta personas fueron arrestadas en estas protestas. Sólo en Santiago, unas cuatrocientas personas se reunieron en la plaza Italia para marchar hasta el Palacio de la Moneda, sin que las fuerzas del orden les permitieran acercarse a la sede de Endesa, una de las empresas que participará en el proyecto. Entre las empresas Endesa y Colbún reúnen el 51% de las acciones de la sociedad a cargo del proyecto.

Los que se posicionan en contra del megaproyecto de las cinco represas argumentan que causaría, entre otros perjuicios, consecuencias muy negativas para el medio ambiente, además de ser un desastre para las comunidades que viven en la zona. Así, se ha formado un movimiento social llamado “Patagonia sin represas” conformado por diversas organizaciones, así como individuos independientes. Una gran mayoría de chilenos apoya este movimiento, así como organizaciones ambientales como Greenpeace.

En cuanto a los que apoyan el proyecto, entre ellos, el actual presidente de Chile, Sebastián Piñera, o el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, argumentan que producir energía eólica o térmica resulta muy caro y que no existe otra mejor manera de producir energía en Chile que la producción hidroeléctrica.