Proyecto Azimut: aerogenerador marino de gran tamaño
El proyecto Azimut es un proyecto para desarrollar un aerogenerador marino de gran tamaño y con participación 100% española. Once empresas y veintidós centros de investigación participarán en este proyecto, todos especializados en energía eólica marina, conocida con el nombre de offshore, pues, en inglés, este término designa cualquier cosa alejada de la costa.

Se espera que este proyecto esté finalizado en 2013 y pretende sentar las bases tecnológicas para el desarrollo posterior de un aerogenerador offshore de gran tamaño. Este aerogenerador no estará listo, según las previsiones, hasta 2020. Primero, se quiere lograr una potencia unitaria de 15 MW, así como superar las barreras técnicas y económicas que hacen que, en la actualidad, no sea rentable el desarrollo de la energía eólica marina. Hay que tener en cuenta que no es fácil ubicar un aparato de este tipo en medio del mar, donde se producen corrientes y donde, además, las cimentaciones son complicadas por el firme del lecho marino. Otro problema es el transporte de la energía producida a tierra, donde finalmente sería aprovechada.

El proyecto está coordinado por Gamesa y participan, además, entre otros, Alstom Wind, Acciona Windpower, Iberdrola Renovables, Acciona Energía, Técnicas Reunidas, Ingeteam, Ingeciber, Imatia, Tecnitest Ingenieros y DIgSILENT Ibérica.

El proyecto Azimut ha sido aprobado por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) del Ministerio de Ciencia e Innovación en el marco de la sexta convocatoria de ayudas a la I+D del Programa CENIT (Consorcios Estratégicos Nacionales en Investigación Técnica). Requerirá una inversión total de 25 millones de euros en los próximos cuatro años, cofinanciado por las compañías participantes.

Será un proyecto multidisciplinar que abarca varias áreas tecnológicas: la captura de energía eólica marina, la conversión de la energía eléctrica, las estructuras y subestructuras marinas, la construcción, operación y mantenimiento en enclaves offshore y la integración de la energía eólica offshore en el sistema eléctrico.

Todo ello supone, por parte las empresas participantes, una apuesta por la I+D en energía eólica marina para generar una energía renovable fiable, económica y respetuosa con el medio ambiente.