Proyecto de energía eólica en Tierra de Fuego
La empresa Disney en Latinoamérica ha lanzado la campaña “Amigos por el mundo”, una iniciativa para incentivar a los niños a ayudar al planeta, invitándolos a contribuir a la protección del medio ambiente a través de acciones cotidianas en cuatro temáticas clave: cambio climático, agua, residuos y hábitat. Además, pueden votar a través de la web de Disney Latinoamérica para elegir de qué manera se van a distribuir los 250.000 dólares (más de 200.000 euros) que Disney donará a proyectos ambientales en el transcurso del año.

Uno de los proyectos que se postula para recibir la ayuda de la gran productora norteamericana es el llamado “Vientos de cambio en Patagonia”, una iniciativa de la Wildlife Conservation Society (WCS) e investigadores del Departamento de Arquitectura de la Universidad Técnica Federico Santa María (UTFSM), que quiere promover la generación y uso de energía eólica en Tierra del Fuego, Magallanes. Con esta iniciativa para Tierra del Fuego, el archipiélago de la punta sur de Sudamérica, compartido por Chile y Argentina, se pretende administrar y manejar la energía eólica en las instalaciones que WCS tiene en el Parque Karukinka y en la escuela de Villa Cameron, capital de la comuna de Timauke. El proyecto prevé implementar un programa de educación ambiental basado en la generación y uso sostenible de esta fuente de energía en áreas protegidas de Patagonia.

Los propulsores de “Vientos de cambio en Patagonia” defienden la ayuda a su proyecto porque Chile es un país que depende de otros para su abastecimiento de energía. Además, la que producen por sus propios medios proviene del petróleo, el gas y el agua, lo que produce emisiones contaminantes al medio ambiente. Esto, sumado a que en la región de Magallanes existe un alto potencial de aprovechamiento del viento, mareas y oleaje para la generación de energía limpia, hace que el desarrollo de esta iniciativa sea muy importante para la región.

Otros proyectos que aspiran a recibir el dinero de Disney pretenden proteger el hábitat de las mariposas monarcas o la conservación de la Mata Atlántica, región que comparten Brasil, Paraguay y Argentina.