Proyecto para salvar a los anfibios
Aunque no tan espectaculares como los grandes felinos, o como los grandes mamíferos en general, lo cierto es que los anfibios son uno de los animales más amenazados en el mundo. Un 41% de las especies de anfibios se encuentra en peligro de extinción. Esto ha llevado a la comunidad científica a ocuparse del asunto y crear un equipo internacional de investigadores que está planteando ideas de ingeniería ecológica para proteger a estos animales del cambio climático.

Se ha publicado, a este respecto, un estudio en la revista Journal of Applied Ecology en el que se señalan varios proyectos desde el punto de vista ecológico que pueden ayudar, en gran medida, a que muchas subespecies de anfibios se salven de la extinción.

Luke Shoo, de la Escuela de Ciencias Biológicas de la Universidad de Queensland (Australia) ha señalado que la principal amenaza para los anfibios se debe a cambios de hábitat relacionados con la humedad y la temperatura. O sea, con algunos de los efectos del cambio climático.

Así, una de las soluciones que se plantean es la creación de refugios o micro-hábitats para estas especies. Se trataría llevar a cabo pequeñas acciones como, por ejemplo, que los guardas forestales apilen leña y madera seca, en vez de limpiar todo, de manera que los anfibios tengan una pequeña zona donde protegerse de los efectos de la sequedad y la temperatura.

Shoo también ha afirmado que la mayoría de estos proyectos se pueden desarrollar en América Latina, una zona del planeta donde abundan los anfibios. Pero, además, hay tres en concreto que se han diseñado especialmente para la zona. Uno de ellos es un sistema de irrigación portátil que aumenta la humedad en los lugares de procreación. De este modo, se facilita a las especies un lugar adecuado para que coloquen sus huevos. También se pueden crear lugares artificiales de reproducción, pues es en entonces cuando muchas especies se encuentran con problemas para procrear. Ya se han hecho con éxito pruebas con contenedores de agua artificiales para la cría de renacuajos.

En todo caso, los científicos están estudiando el coste de estos proyectos para ver cómo se pueden aplicar a áreas más extensas.