Proyectos de energía solar en Estados Unidos
El gobierno de Estados Unidos va a destinar 2.000 millones de dólares a dos proyectos solares: uno lo realizará para la compañía española Abengoa y otro la estadounidense Abound Solar Manufacturing.

En cuanto al proyecto adjudicado a Abengoa, será Abengoa Solar, filial de la empresa sevillana de energía, la que construya una de las mayores plantas solares del mundo. La huerta solar se situará en Arizona, creará 1.600 puestos de trabajo y dará energía eléctrica a 70.000 hogares. Barack Obama, presidente de Estados Unidos, lo anunció en su discurso de los sábados. Esta planta será “la primera gran planta solar de gran escala en Estados Unidos, que almacenará energía para su uso posterior, incluso en la noche”, explicó Obama, en un discurso emitido por televisión. Entre ambas compañías crearán 3.600 puestos de trabajo en la construcción de las dos plantas y 1.500 empleos permanentes. “Después de ver a compañías que construyen y crean trabajos en el extranjero, es una buena noticia que hayamos atraído a una compañía para crear trabajos aquí en Estados Unidos”, afirmó el presidente estadounidense. Obama destacó que el 70% de los componentes y de los productos que se utilizarán en la construcción de la planta serán manufacturados en Estados Unidos, lo que permitirá “impulsar el empleo en todos los estados”.

“Estamos luchando para acelerar la recuperación y mantener el crecimiento económico de todas las formas posibles”, comentó Obama. “Vamos a continuar compitiendo para asegurar que los trabajos y las empresas del futuro se asientan en Estados Unidos”. El presidente piensa que, aunque la economía del país va en “una buena dirección”, no lo hace “lo suficientemente rápido”.

Mientras tanto, Abound Solar Manufacturing, con sede en Colorado, fabricará paneles solares avanzados para dos nuevas plantas, lo que permitirá crear más de 2.000 puestos de trabajo en la construcción y 1.500 empleos permanentes. La compañía ya ha empezado la construcción de la primera planta que se asentará en Colorado y la segunda será construida en la fábrica vacía de Chrysler en Indiana.

Estos proyectos forman parte del Plan de Recuperación Económica que el Gobierno estadounidense puso en marcha en 2009 para paliar la crisis económica, dotado de 787.000 millones de dólares, basado en aumentar los gastos en infraestructura, crear empleo y hacer recortes tributarios.