¿Qué es la economía ecológica?
El término economía ecológica puede parecernos un tanto complejo, pero quizás se entienda mucho mejor si la definimos de forma sencilla, simplemente como una ciencia que se ocupa de una gestión económica que favorece la sostenibilidad.

No es necesario ser un lince para darse cuenta del problema que supone aplicar valores de sostenibilidad en la práctica. Al momento nos damos cuenta de que llevar a cabo esta idea teórica exigiría un sifín de pequeños y grandes cambios en el mundo actual.

Además, las transformaciones deberían hacerse casi a todos los niveles, pues nos encontramos rodeados por todas partes de una sociedad que explota los recursos naturales con gran ligereza, hasta límites de auténtica expoliación.

Una vida sostenible

El modelo de desarrollo que propone esta nueva ciencia no es otra que la viabilidad de un mundo respetuoso con el entorno, regido por una economía que no sólo valora los beneficios económicos sino también la salvaguarda de especies animales y vegetales, así como de un equilibrio ambiental.

Lejos de un estilo liberal de gestión, el mercado ha de respetar los recursos naturales, así como la vida en general: el agua, el aire, animales y plantas, de este modo, no pueden ser pisoteadas, masacradas, a diferencia de lo que ahora ocurre.

¿Qué es la economía ecológica?
Dentro del grave problema que supone la situación reinante, la economía ecológica lucha por la Justicia Climática, con la que se pretende proteger a la población más pobre del planeta de las consecuencias que ocasiona la polución en sentido amplio, ya que se la considera tremendamente daminificada.

Los desmanes ambientales, de este modo, estarían relacionados directamente con las desigualdades sociales, lo que implica que también se persiga el logro de un mundo mejor, más igualitario y respetuoso con el otro. Utópico o no, no puede negarse que sus principios dignifican a la raza humana.