Qué hacer si se encuentra un ave rapaz herida
En un paseo por la naturaleza, el excursionista se puede encontrar con un ave rapaz nocturna herida en el camino. ¿Cómo se debe actuar en ese caso? La asociación Brinzal ofrece algunos consejos.

– Hay que cerciorarse de que realmente el ave necesita ayuda. A veces, se recogen pollos que se creen abandonados, pero muchas aves salen de sus nidos antes incluso de poder volar.

– Si se va a recoger, es conveniente echarle por encima una prenda de vestir para impedir su visión y protegerse de sus garras.

– Si es posible, meterla en una caja de cartón con algunos agujeros y colocarla en un lugar tranquilo desde el que no pueda ver ni oír a ningún ser humano.

– Jamás hay que meter al ave en una jaula. Se sentiría indefensa y se destrozaría el plumaje.

– No hay que forzarle a comer ni a beber. No ocurrirá nada si no come por un tiempo. En cuanto al agua, aunque haga mucho calor, tampoco hay que forzarle a beber.

– No intentar curarla. Primero ha de ser examinada por un veterinario especializado en estas aves.

En todo caso, lo mejor es ponerse en contacto cuanto antes con alguna asociación que recoja a estos animales, como Brinzal.

Brinzal es una asociación de defensa medioambiental sin animo de lucro, dedicada al estudio y conservación de las rapaces nocturnas. Cuenta con un Centro de Recuperación para Rapaces Nocturnas, el único especializado en este grupo de aves que desarrolla su actividad en España.

Además, se desarrollan muchas otras actividades, como proyectos de reintroducción de determinadas especies en zonas donde ha desaparecido, campañas de concienciación sobre problemas concretos, formación, investigación, realización de censos o educación ambiental.