Los e-readers: una alternativa para la lectura ecológica

La lectura es uno de los placeres favoritos por mucha gente y una de las aficiones más recomendadas y gratificantes. Especialmente con la llegada de las vacaciones de verano, solemos tener más tiempo libre y se cierne como una buena idea escoger un buen libro y relajarnos en casa, en nuestro jardín, en la playa o en el camping. Sin embargo, el papel necesario para la impresión de un libro comporta, a la larga, un daño para el medio ambiente. Afortunadamente, cada vez más personas eligen para esta tarea los libros electrónicos, la alternativa ecológica en la lectura.

Los e-readers: una alternativa para la lectura ecológica

Aunque fabricar un libro electrónico contamina más que crear uno de papel, el dispositivo nos puede servir durante años, haciendo que podamos leer muchísimos libros en formato digital con el mismo aparato. Por supuesto, la creación de un libro en formato digital es mucho menos contaminante que la impresión de un tomo impreso.

Según las apreciaciones de National Geographic, 14 “ebooks” cuestan al medio ambiente como un libro en formato impreso. Por lo cual, un lector que lea un libro al mes al menos, o más, será mucho más ecológico si se acostumbra a leer sobre formato electrónico. Sin embargo, si no te consideras una persona que lee mucho, no te recomendamos adquirir un libro electrónico, si finalmente va a acabar relegado a estar guardado en un cajón. Este tipo de lectores que presentan menor continuidad en la lectura tienen a su disposición otras medidas con las que pueden leer y ser ecológicos al mismo tiempo; por ejemplo, el préstamo de novelas en bibliotecas, en kioscos que propongan intercambio, mercadillo de libros que funcionan no con dinero sino mediante trueque, o simplemente, puedes pedir a tus amigos que te presten su novela favorita.

Los e-readers: una alternativa para la lectura ecológica

Los libros electrónicos presentan grandes ventajas respecto a los tradicionales, quizá por ello el mercado de los libros digitales está en alza desde los últimos cinco años. En 2010, sólo 8 de cada 100 lectores adquirían libros electrónicos, en 2010 subió a 12% y para 2025 se espera que el 75% de las ventas de libros sean electrónicas.

Entre estas ventajas, listamos el coste menor de los libros electrónicos, puesto que lo que más cuesta del libro no es la creación del mismo sino los costes de impresión y distribución. Así pues, una misma novela en librería puede costar unos 20 euros mientras que comprándolo por Internet para descargar directamente al “ereader” costaría unas cuatro veces menos. Además, nos permite almacenar muchos documentos en el mismo: cómics, manuales, libros de aprendizaje, novelas… Para personas que viajen a menudo, es la opción perfecta, con la que no necesitaremos cargar todo el tiempo con pesados libros.

Los e-readers: una alternativa para la lectura ecológica

Aunque también presentan algunos inconvenientes, sigue habiendo muchos nostálgicos que disfrutan más leyendo sobre el papel. Si vas a comprar un libro, elige aquellos que hayan sido elaborados a partir de papel reciclado.

Así que, si eres de las personas para las que leer es un placer y te gusta cuidar al medio ambiente, haz tu cálculo personal y, si lees más de un libro al mes y aún no tienes libro electrónico, contempla la idea de adquirir un “ereader”, para muchos la forma de leer del futuro.

Los e-readers: una alternativa para la lectura ecológica