Reaparece especie de sapo enano que se creía extinto desde hace 136 años
Las especies no se dan por desaparecidas cuando dejan de verse porque, cómo suelen decir los científicos expertos en la materia, la ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia. En esta ocasión, hacía 136 años dejaron de tenerse noticias de una especie de sapo enano llamada Adenomus kandianus, y aunque declararlo extinto no significaba nada definitivo, haber transcurrido tanto tiempo tampoco invitaba a imaginar que pudiera reaparecer, tal y como ha ocurrido.

En esto de la extinción de especies, por lo tanto, el paso del tiempo va aumentando la fiabilidad de las desapariciones. Por lo tanto, es imposible nos encontremos un dinosaurio en el lugar y momento menos pensado. Si en 65 millones de años no se les ha vuelto a ver, es porque realmente están exintos. O no, al menos en teoría. Otra cosa muy distinta es lo ocurrido con este anfibio típico de Sri Lanka, que no se había visto desde el año 1876, en comparación con los dinosaurios, desde hace un siglito y medio de nada.

Varios ejemplares de la especie, caracterizada por tener unos dedos peculiares y unas grandes verrugas en la parte posterior, pululaban tan campantes por la reserva natural cuando los vieron investigadores locales que se encontraban de expedición. Pero no, no hay superpoblación, todo lo contrario, la especie está amenazada, y muy probablemente entrará en la próxima Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y los Recursos Naturales (IUCN, por sus siglas en inglés).

El descubrimiento se hizo en el 2009, y se publicó esta semana en la revista Zootaxa, una gran reserva natural donde se han encontrado algunas ranas que también se creían extintas. La deforestación para cultivar el té, la minería ilegal y la polución turística de los lugares sagrados de la zona son los principales peligros para los anfibios, que en Sri Lanka suman un total de 21 especies extintas. En realidad, ahora son una veintena.