Reciclar ahorra dinero
Después de reducir y reutilizar, no queda otro remedio que desechar los productos. Y la mejor forma de hacerlo, huelga decirlo, es reciclando. Se debe hacer por respeto al medio ambiente. Pero no está de más recordar que también se ahorra dinero. Y se crea empleo.

Si la industria del reciclaje se gestiona de forma adecuada es un negocio floreciente y, por tanto, un medio de ofrecer trabajo. Según un reciente estudio de la organización Friends of the Earth de Europa, el reciclaje crea diez veces más puestos de trabajo que si los desechos se incineran o simplemente se arrojan a lugares destinados para ello. El título del informe es elocuente: Más trabajo, menos basura.

Según este informe, se podrían crear en la Unión Europea entre 563.000 y 750.000 puestos de trabajo al tiempo que se reciclarían el 70% de los principales residuos municipales, comerciales, industriales y de construcción y demolición. Pero si estas razones no son suficientes para impulsar la industria del reciclaje por parte de los poderes públicos, hay más: el encarecimiento de las materias primas y la conciencia medioambiental de la mayor parte de la opinión pública.

De hecho, la ley obliga a las Comunidades Autónomas a reciclar entre el 25% y el 45% de los envases. Otra cosa es que se cumpla (o que existan datos fiables que demuestren que se cumple). Sin embargo, deberían hacerlo en estos tiempo en los que los responsables políticos se llenan la boca con conceptos como recortes del presupuesto o control del déficit, pues se puede ahorrar mucho dinero: por ejemplo, la economía alemana se ahorró unos 3.700 millones de euros en 2008 al reciclar, según un estudio elaborado por el Instituto de Economía Alemana.

En España hay varias organizaciones sin ánimo de lucro que funcionan como SIG (Sistemas Integrados de Gestión): Ecoembes (para los envases), Ecovidrio, Ecolec (para aparatos eléctricos y electrónicos) y Ambilamp (para productos de iluminación). A través de convenios con las administraciones, empresas, etcétera, es una alternativa práctica y operativa para empresas y consumidores. Ésta es la razón para que los contenedores de todo el país sean del mismo tipo y pertenezcan a la misma organización.