Reciclar bombillas
Las bombillas, como muchos otros productos, están compuestas de vidrio y metales que pueden reciclarse, y las de bajo consumo también llevan mercurio, que deben recuperarse por ley para evitar que se conviertan en materia contaminante.
Los consumidores pueden depositarlas en puntos de recogida específica o de venta para que puedan reaprovecharlas y así evitar su elevado impacto ambiental.
Los hogares españoles tendrían que sustituir unos 217 millones de bombillas en tres años. Para ello, el gobierno prevé repartir 49 millones de bombillas de bajo consumo en dos años.