Reciclar latas de aluminio
El aluminio es uno de los metales no férreos más utilizados del mundo. Se estima que cada español consume cerca de 100 latas al año y genera un total de 14 kilos de residuos tipo envases que suelen tardar unos 400 años en degradarse. Sin embargo, el impacto ambiental se puede reducir considerablemente si son recicladas.

El papel de los consumidores es fundamental, para ello es importante que el proceso de selección y preparación se realice desde los propios hogares, ese es el único modo de evitar que acabe abandonado o depositado en el lugar que no le corresponde. Recuerda que las latas se deben depositar en el contenedor amarillo.

Lo bueno del reciclaje del aluminio es que se aprovecha el 100% del material, lo que supone un ahorro energético importante. Además, las latas vacías se pueden aplastar sin problemas, lo que permite su almacenamiento en muy poco espacio y permiten un transportado bastante ágil.

Finalmente, después de todo el proceso, el aluminio ya reciclado no tiene menos calidad, es decir mantiene las mismas propiedades. Por lo tanto, los residuos de este material se pueden aprovechar tantas veces como se quiera, de forma casi indefinida.