Reciclar una televisión vieja
En los últimos meses se ha puesto muy de moda el abandono de televisiones antiguas en España, en la mayoría de los casos debido a la llegada de la TDT (Televisión Digital Terrestre). Hay quienes han preferido comprar una televisión nueva antes que una adaptador para la antena. El resultado ha sido que, por desgracia, muchos de estos aparatos electrónicos han deambulado por las calles sin ser reciclados debidamente.

Antes de deciros qué es lo que hay que hacer con una televisión vieja que se quiere tirar, os aconsejaremos que no la lancéis en cualquier lugar, pues pueden ser muy contaminantes y contraproducentes para el medio ambiente. Lo ideal, lo correcto, es llevarlas a un punto verde, un punto limpio de reciclaje que se encargará de reciclar casi el 100% de sus componentes previo desmantelamiento.

En muchas ciudades españolas podemos encontrar estos puntos verdes. Además, también existen los puntos limpios móviles, que consisten en camiones de recogida que se encargan de pasar por las calles en determinados días para recoger esta clase de aparatos. Por si fuera poco, en ciudades como Barcelona se puede llamar para que vengan a casa a recoger los trastos viejos, aunque en ese caso hay que pagar.

Debido al aluvión de abandonos de televisiones por el apagón analógico, en algunos pueblos se ha pedido que estas se coloquen justo al lado de los contenedores orgánicos, para que puedan ser recogidas por los servicios de limpieza. No es que sea lo mejor que se puede hacer, pero en todo caso siempre será más ecológico que lanzarla por el campo sin miramientos.

Reciclar una televisión vieja
Por último, hay que decir que también existe la opción de no tirar la televisión vieja, pues se puede aprovechar para otros fines bien distintos. Por ejemplo, puede servir de estantería, de marco de fotos o de pecera. Con un poco de ingenio se puede conseguir casi cualquier cosa con poco esfuerzo.