Recogida selectiva de residuos a domicilio
Puede ser el fin de los contenedores de basuras. La mejor solución para un buen reciclaje es la recogida selectiva de residuos puerta a puerta. El servicio municipal pasará por cada casa en un horario pactado y retirará los diversos residuos (orgánicos, envases, papel, vidrio y resto) que los ciudadanos hayan podido generar. De este modo se fomenta la concienciación ecológica, ya que tirar la basura mezclada en una sola bolsa es más fácil, pero también más dañino para el medio ambiente.

La buena implantación del sistema incrementaría notablemente las tasas de reciclaje y su calidad porque los consumidores se responsabilizan de la separación adecuada de los residuos. Evidentemente, si los residuos no están bien seleccionados, no se recogerán, puesto que no se podrán reciclar. El proyecto se puede poner en práctica de forma progresiva y parcial. Además, el reciclaje a domicilio requiere camiones mucho más sencillos y no supone grandes costes de inversión. Todos saldríamos ganando, sin embargo supone un importante cambio de hábitos para muchos hogares.

Por otro lado, la desaparición de los contenedores de las calles de la ciudad supondría mayor espacio en la vía pública y desaparecerían los desbordamientos de basuras o los malos olores. Sin olvidar que los residuos destinados a vertedero o incineradora estarían mejor clasificados, lo que supone una ventaja importante.