Reducir los residuos para combatir la crisis
Se celebra la Semana Europea de la Prevención de Residuos. Se trata de llegar al público para que tome conciencia de la importancia de la prevención de residuos o, dicho de otra forma, de la reducción de la generación de residuos. Se trata, en definitiva, de prevenir la producción de residuos, es decir, todo aquello que se pueda y se deba hacer antes de eliminar un producto, antes de arrojarlo al contenedor correspondiente. Se trata de reducir los volúmenes de recogida de residuos y la parte nociva de los residuos generados.

El mejor residuo es el residuo que no se produce.

¿A quién va dirigida esta campaña? A todas las personas. Cada día, en casa, en la oficina o en la escuela, durante la compra o haciendo bricolaje, se puede reducir la cantidad de residuos que producimos. Y, además, con acciones sencillas.

La Semana Europea de la Prevención de Residuos señala 12 consejos:

    1. Utilizar bolsas reutilizables
    2. Pegar un adhesivo en el buzón para frenar la publicidad
    3. Comprar a granel o en gran formato (para reducir el uso de embalajes)
    4. Comprar recambios ecológicos
    5. Beber agua del grifo
    6. Limitar el número de impresiones
    7. Elaborar compostaje
    8. Utilizar pilas recargables
    9. Regalar la ropa vieja (y usar lo máximo posible la que tenemos)
    10. Tomar prestadas o alquilar las herramientas que necesitemos
    11. Arreglar los utensilios en vez de comprar otros nuevos
    12. No desaprovechar los alimentos

En España, Cataluña está cumpliendo con el reto: se recicla un 40,5% de los residuos domésticos, mientras que la media española se sitúa en torno al 17%. Sin embargo, comparado con datos de otros países europeos, en particular Alemania, Austria y los Países Bajos, no queda tan bien parada, pues han alcanzado porcentajes entre el 60 y el 70%.

Con la reducción de residuos, su separación y el reciclaje todos ganamos. Cada 10.000 toneladas de residuos que se recuperan pueden crear 250 puestos de trabajo. Cada 10.000 toneladas de residuos que podemos evitar que vayan a incineración, representan un ahorro de 2 millones de euros. En tiempos de crisis, más que nunca, hay que reutilizar y reciclar.