Regalar en verde: regalos ecológicos
Se acercan las fiestas navideñas y las entregas de regalos. Quizá es el momento de sorprender a la familia y los amigos con unos obsequios diferentes, además de muy respetuosos con el medio ambiente, que todos agradecerán. Te presentamos dos propuestas: los regalos personalizables hechos a mano y los que puedes comprar en cada vez más establecimientos o tiendas online.

La personalización de los regalos hechos a mano

¿Hay algo más bonito que recibir un obsequio totalmente personalizado, que haya sido elaborado pensando en nosotros y tan exclusivo que nadie en el mundo lo tiene igual? Este tipo de regalos serán muy bien acogidos por parte del receptor, con la misma utilidad.

Un posible obsequio serán las velas de cera de gel, las cuales se pueden confeccionar en casa añadiendo una fragancia natural, colorante del tono deseado y adicionales como conchas, figuritas o arena. También es posible hacer un cuaderno o agenda a partir de papel y cartón reciclado, decorándolo a nuestro gusto y encuadernándolo después. Otra opción son los bolsos a partir de una tela que haya sobrado. Sólo hay que cortar la tela en dos rectángulos idénticos, coser éstos por los laterales y por la parte inferior y hacer una tira de la misma tela, cosiendo cada extremo de la misma a cada cuadrado. Después, pintar y personalizar con un nombre o dibujo.

Para las mujeres, una opción muy bonita de regalos hechos a mano son los pendientes. Así, los más sencillos de hacer son los que se confeccionan utilizando una lata (de refresco, por ejemplo). Sólo tenemos que cortarla en la forma que nos guste (redonda, cuadrada, en forma de lágrima…), perforar un agujero e insertar un pequeño gancho para pendientes que podrás adquirir en cualquier mercería. Un poquito más elaborados, pero de gran belleza y originalidad, son los pendientes de ganchillo, imitando a esos tapetes tan a menudo tejidos por las abuelas. También es posible utilizar el alambre para dicho cometido, con la ayuda de un alicate no dentado y algún abalorio o bola de color. Otra opción es elegir la golosina que más nos guste, darle una mano de barniz y perforar igualmente un agujero para insertar el gancho. Por ejemplo, quedarán perfectos unos pendientes de barra de regaliz, de forma de fresa o de ositos de gominola multicolor.

Si la persona agasajada se define como amante de la botánica, te proponemos esta idea: compra semillas de las flores y plantas más originales y raras que existan. Tulipanes negros, rosas azules, orquídeas… Guárdalas todas en pequeñas bolsas de tela y ciérralas con una cinta o lazo. Si además incluyes una guía básica de cómo plantarlas, el acierto es casi garantizado.

Otra idea es comprar una cesta de bambú y llenarla de un rico surtido de alimentos orgánicos. Cubre la cesta de un tejido elegante y transparente, como tul o similar, y sella nuevamente con un lazo. Utilidad y originalidad en la misma cesta.

A la hora de construir regalos ecológicos, intenta elegir materiales reciclados, como papel o vidrio, y reutiliza todo lo que puedas.

Ideas de obsequios ecológicos

También en la tienda es posible encontrar geniales regalos para agradar a la persona que va a recibirlo. Recuerda que los objetos hechos de bambú, cáñamo y materiales reciclados serán siempre los más ecológicos, al tratarse de materiales abundantes cuya fabricación daña menos al medio ambiente. Para los textiles, elige siempre algodón orgánico.

Si buscas algo relacionado con la electrónica, actualmente se venden unos cargadores para el móvil que se recargan mediante la luz solar. Será difícil encontrar algo más original y práctico. También existen llaves USB (muy socorridas en los tiempos de la informática) hechas de materiales respetuosos y recubiertas de una carcasa de bambú sostenible. O una funda del móvil de plástico reciclable.

Para el uso diario, regala una eco-lata biodegradable. Se trata de un contenedor de líquidos reutilizable que protege la temperatura de las bebidas- lo hay en versión caliente o fría. Su fabricación es totalmente libre de productos tóxicos. Otra opción es la eco-kettle, o lo que es lo mismo, un hervidor de agua manufacturado especialmente pensando en el ahorro de energía.

Otra propuesta muy interesante es un set de toallas confeccionadas con algodón y bambú. Un producto útil, sostenible y de gran suavidad. La fibra de bambú repele las bacterias y su acción natural alejará los malos olores.

A los hombres ¿por qué no regalarles una maquinilla de afeitar que se recarga con la energía solar? También hay cepillos eléctricos que funcionan de la misma manera, vienen con una placa solar y sólo hay que cargarlos durante el día para usarlos después sin necesidad de enchufes.

Regalar en verde: regalos ecológicos

El papel de envolver: poca utilidad y mucho gasto

Una vez hayas escogido tu regalo ideal, conviene saber con qué envolverlo. Los papeles de regalo resultan poco prácticos (sólo cumplen la función del adorno y siempre acaban en el cubo de la basura). Ve un paso más allá y confecciona tu envoltorio a partir de revistas viejas o papel reciclado que puedes adornar con un bonito jaspeado.

Para jaspear un papel, se necesita cola de pegar, una cubeta de plástico y, al menos, tres colores de pinturas con base aceitosa- como, por ejemplo, los óleos. Una vez dispuesta la cola en la cubeta, se arrojan pequeñas gotas de cada color a la misma y se mezcla un color con otro con la ayuda de un palillo largo. Después, coloca el papel boca abajo para dejar secar más tarde. Con esta idea, no sólo obtendrás el envoltorio más original de la fiesta, sino que puedes aprovecharla para teñir cubiertas de cuadernos, portadas de CDs, lápices y todo lo que se te ocurra.

Por último, existe igualmente la opción de usar un bonito chal o pañuelo para envolver el obsequio. Uno de los envoltorios más sorprendentes, al ser un regalo en sí mismo. Y es que, a la hora de regalar, también se puede ser ecológico.