Cómo regar las plantas cuando no estamos en casa

Los largos periodos vacacionales son épocas esperadas y positivas, excepto para las plantas domésticas. Muchas veces, las largas ausencias y la falta de cuidado repercuten en nuestras bellas plantas, que acaban muriendo por falta de agua y alimentos. Acabemos de una vez con este problema y preservemos la vida de nuestras plantas sin renunciar a nuestras vacaciones, ya que ellas no sólo nos dan energía y decoración al hogar, sino que son seres vivos que no podemos dejar que mueran de calor.

Cómo regar las plantas cuando no estamos en casa

Primera solución: llevarlas con nosotros

Si no tenemos demasiadas y no van a sufrir en el viaje, siempre podremos llevárnoslas con nosotros. Así, será posible disfrutar de ellas y cuidarlas para garantizarlas la vida que se merecen. Para ello, consigue cajas adaptadas o contenedores para que las plantas no sufran. Si las llevamos en cajas, perfóralas por todos sus lados para que nuestras plantas tengan acceso a una mejor ventilación y no olvides proteger con gomaespuma la caja para que los golpes que puedan sufrir durante el viaje en coche no rompa los tiestos. También es conveniente ir reduciendo la cantidad de agua de su riego los días antes al transporte para que se aclimaten a las horas encerradas que les esperan. A la hora de llenar el maletero, mete las cajas con tus plantas en último lugar para que no se aplasten.

Cómo regar las plantas cuando no estamos en casa

Si sólo tienes una planta y el viaje no va a ser demasiado largo, puedes incluso protegerla con un plástico, dejando abierta la parte superior y llevarla encima de ti o bien sujeta en la parte de atrás, entre el asiento del copiloto y el asiento de atrás. Al igual que nosotros necesitamos agua y alimentos después de un largo y agotador viaje, ellas también, así que te recomendamos que lo primero que hagas cuando llegues y te instales en tu destino vacacional es regarla para que se vaya recuperando.

Cómo regar las plantas cuando no estamos en casa

Si viajamos a un lugar con condiciones climáticas muy diferentes a nuestro hogar habitual, infórmate si estos son buenos para las plantas. Podría ser que a ellas les resultara más favorable quedarse en casa y recibir los cuidados que vamos a exponer a continuación.

Cómo regar las plantas cuando no estamos en casa

Es posible que no puedas llevar a cabo esta opción por varias causas: quizá viajas en avión, vas demasiado lejos o tienes demasiadas plantas, pero ¡no te preocupes! Hay otros trucos para cuidarlas.

Segunda opción: pide a un amigo o vecino que las cuide

Es la alternativa más utilizada y posiblemente la más efectiva y beneficiosa para tus plantas, pues así seguirían recibiendo los cuidados que necesitan sin sufrir el cansancio del viaje y sin tener que cambiar su entorno habitual. Pide a un vecino o a un amigo que viva cerca que pase a menudo por tu casa para regarlas y cuidar de ellas. No olvides darle instrucciones precisas para cada tipo de planta, especialmente si tienes varias especies, para que no haya sorpresas desafortunadas.

Cómo regar las plantas cuando no estamos en casa

Si es más fácil para ambos, uno o dos días antes puedes trasladar todas tus macetas a su casa y así podrá cuidarlas junto con las que él o ella tengan. No te costará nada y te asegurarás de que a tus plantas no les falta el agua que necesitan para crecer y seguir viviendo. Mucha gente tiene plantas en sus casas, por lo que seguramente pedir este favor (que tú puedes devolver en otra ocasión) no supondrá demasiado esfuerzo y tus plantas, que han llenado de vida y color tu casa y lo seguirán haciendo a tu vuelta, se lo merecen.

Cómo regar las plantas cuando no estamos en casa

Una bolsa de plástico si vas a estar menos de tres semanas

Esta sencilla opción ayudará a tu planta a conservarse, consiguiendo el mismo efecto que un invernadero. La segunda opción nos gusta más, pero si no tienes otro remedio, riega la planta con abundancia y coloca una pequeña bolsa de plástico de manera que cubra toda la planta. Puedes pegarla con celofán a la maceta y mantenerla erguida con una caña de bambú. Recuerda que el plástico nunca debe tocar las hojas o tallos. Sitúala en un lugar fresco, donde el sol no la de directamente. Esta opción sólo dura tres semanas, si vas a ausentarte más tiempo, deberás pensar en otra solución.

Cómo regar las plantas cuando no estamos en casa

Usa la bañera como terrario

Tu bañera no va a utilizarse mientras este fuera, por lo que puede ser un lugar perfecto como nuevo hogar de tus plantas mientras no estás. El baño debe ser luminoso, con ventana, desde el cual puedan recibir calor.

Cómo regar las plantas cuando no estamos en casa

Sólo tienes que poner un poquito de agua en la bañera (no demasiado) y cubrir la parte inferior de cada planta con una bolsa de lavado en seco. Esto hará que, sin empaparse, se mantengan hidratadas y no mueran.

Las esponjas, para controlar la absorción de agua

Una esponja normal (como las que se usan para lavar los platos, sin la parte del estropajo, por ejemplo) te servirá como aliada para no regar en exceso las plantas antes de irte, pero sí mantenerlas húmedas. Coloca una esponja en la base de la maceta y riégala en abundancia. La esponja va a absorber el agua sobrante y se encargará de mantenerla hidratada mientras tú estés fuera. Igualmente, es una solución para periodos no demasiado largos.

Cómo regar las plantas cuando no estamos en casa

Con un simple hilo, tu planta irá absorbiendo su propia agua

Un sistema muy rudimentario, pero tremendamente efectivo es el sistema de riego por hilo. Sólo tendrás que llenar una botella, frasco o similar con agua y hacerte con un buen cordel o hilo absorbente. Uno de los extremos estará dentro de la maceta y otro dentro de la botella (que debe estar posicionada justo al lado del tiesto). Con este simple sistema, tu planta irá cogiendo el agua que necesita. Si es la primera vez que lo haces, te recomendamos que lo pruebes una semana antes de irte, midiendo la cantidad de agua que coge la planta para ver que, efectivamente, funciona.

Cómo regar las plantas cuando no estamos en casa

Compra un sistema de riego automático

La solución más cara, pero también una de las más efectivas que te permitirá irte de vacaciones tranquilo/a, sin sufrir por tus plantas. Se trata de unos sistemas que se conectan a la corriente de agua y se encargan de regar tus plantas periódicamente. De esta forma, el sistema automático cuidará de ellas y te recibirán tan verdes y frondosas como las dejaste. Una buena solución ecológica de ahorro de agua que te permitirá ausentarte tanto tiempo como lo desees.

Cómo regar las plantas cuando no estamos en casa

Es cierto que estos sistemas cuestan dinero (entre 70 y 100 euros), pero con esta inversión podrás tener a tus plantas protegidas cada vez que salgas. Es una solución idónea si viajas mucho y vives solo/a. No olvides preguntar al dependiente cómo se instala, aunque los manuales de instrucciones te explicarán todo paso a paso.

Cómo regar las plantas cuando no estamos en casa

Cómo regar las plantas cuando no estamos en casa

Cambia de traje a las plantas con las macetas auto riego

En tu tienda de jardinería, encontrarás utensilios muy útiles pensados para que las plantas no sufran cuando sus “cuidadores” decidan salir a relajarse. Una de las mejores son las hidrojardineras o macetas auto-riego. Son unas macetas normales, pero disponen de un compartimento aislado en el fondo que almacena el agua. Además, te permiten elegir el agua correspondiente al tiempo que vas a estar ausente (máximo, un mes…). Tienes que poner también gravilla que controle la humedad para no perjudicar a la planta. Ten en cuenta que no debemos poner demasiada agua, pero intentaremos que tampoco se nos quede totalmente vacío.

Cómo regar las plantas cuando no estamos en casa

Mantén la humedad con el gel de agua

Es una opción más económica que el sistema automático de riego o los tiestos auto-riego, pero necesitas un producto específico, no valdrá cualquier gel. Pregunta en una tienda especializada por el gel helado con nutrientes para nuestras plantas. Simplemente, debes abrir la tapa, colocar en posición vertical de abajo a arriba y dejar que actúe mientras esté fuera. Lo encontrarás de muchas formas, pero no suele durar más de dos semanas.

Cómo regar las plantas cuando no estamos en casa

Otro truco casero, la botella de plástico

Es un truco que requiere gran precisión, pero, una vez bien hecho, es una solución a bajo coste que da muy buenos resultados. Sólo tenemos que hacer un agujero muy pequeño (de lo contrario no nos servirá) en el tapón de la botella con una taladradora o con unas tijeras. Recopila varios durante semanas y practica. Después, coloca sobre el tiesto la botella llena de agua ya con tu tapón boca abajo e irán cayendo pequeñas gotas que conseguirán mantener alimentada a la planta.

Cómo regar las plantas cuando no estamos en casa