Reino Unido planea prohibir los experimentos con animales para productos del hogar
El Ministerio del Interior del Reino Unido quiere prohibir el uso de animales para probar productos de uso doméstico. Ya no se podrán usar animales en experimentos para pegamentos, aromatizadores de ambiente o jabón para lavar los platos. Los animales más usados para estos experimentos son los conejillos de indias y las ratas, que se convierten así en los grandes beneficiados de la próxima normativa. Entre otras pruebas, se afeita a los animales toda la piel para probar productos sobre ella o se les sobrealimenta para comprobar que la comida no es tóxica.

El uso de animales para experimentar sobre los efectos que producen los cosméticos fue prohibido en el Reino Unido en 1998. A este respecto, la presión ejercida por muchos consumidores ha conseguido que, en el mundo entero, muchas marcas de maquillaje y cosméticos haya dejado de utilizar animales en sus laboratorios. Sin embargo, en los productos para la limpieza del hogar y similares no ha sucedido lo mismo. Según cifras manejadas por el Gobierno británico, entre los años 1997 y 2006, más de siete mil animales fueron utilizados para probar productos como blanqueadores y desinfectantes.

El pasado año fueron realizadas veinticuatro pruebas de productos para el hogar sobre animales, mientras que el número de experimentos con animales total fue de 3,7 millones. La Unión Británica para la Abolición de la Vivisección se congratula enormemente con esta decisión.

Se permitirá, eso sí, el uso de animales en pruebas de medicamentos, que es probable que crezca, de hecho. Es la única forma de probar nuevos medicamentos. A no ser que se prueben directamente en seres humanos. Con todo, los más radicales defensores de los derechos animales piensan que ni siquiera en ese caso se deberían usar los animales. Claro que entonces sería más complicado descubrir nuevos y beneficiosos medicamentos. De momento, en Europa no se puede experimentar con primates no humanos. Quizá algunos prefieran que se experimente con seres humanos. Aunque parece demasiado arriesgado y legalmente complicado.