Reino Unido prohíbe la comida basura en televisión

La obesidad, uno de los principales problemas de la población de hoy en día y en especial de los habitantes del Reino Unido es algo que preocupa al equipo de gobierno de Reino Unido, por ello han tomado una serie de medidas para controlar la publicidad de la comida basura en televisión y de esta manera que los menores no sean tan vulnerables delante del televisor.

El gobierno de Reino Unido ha confirmado su proyecto de ley para permitir la publicidad por emplazamiento en los programas de televisión, excluyendo en todo caso a la publicidad que exhiba alimentos de alto contenido en grasas, azúcares o sales, así como el alcohol.

La publicidad por emplazamiento consiste en incluir en un programa televisivo el producto que se desea promocionar. La medida llevada a cabo por el equipo de gobierno inglés se ha llevado a cabo tras un consulta realizada en noviembre de 2009 por el Ministerio de Cultura, Medios de Comunicación y Deportes, que ya se había realizado con anterioridad en el año 2008.

Reino Unido prohíbe la comida basura en televisión
La coordinadora de la campaña “Los alimentos de lo niños”, Jackie Schneider afirma que esta es una buena noticia, ya que la presión masiva de las organizaciones de protección de la salud, del consumidor y de los niños han conseguido que el Ministro modifique sus planes sobre publicidad por emplazamiento de la comida basura.

Aunque también Schneider afirma tener dudas sobre el futuro de esta decisión pues “No queremos que se siga adelante con la publicidad por emplazamiento en general. Esto podría provocar que un futuro gobierno acabara permitiendo el emplazamiento publicitario de la comida basura. A los partidos políticos les tiene que quedar claro que cualquier intento de reintroducir la publicidad de este tipo de alimentación se encontrará con la implacable oposición que ha logrado su actual exclusión”.

En el Reino Unido, según datos de la organización “Sustain”, el 92% de los niños ingleses consumen más grasas saturadas de las recomendadas, el 86% consume demasiado azúcar, el 72% consume demasiada sal y el 96% no ingiere la cantidad suficiente de frutas y verduras. La incorrecta nutrición infantil y sus consecuencias, especialmente la obesidad, es uno de los problemas de salud pública más importante de Reino Unido. También hay que destacar que este país es el que cuenta con el mayor número de casos de obesidad en toda Europa.

La campaña llevada a cabo por “Sustain” ha recibido el apoyo de numerosas organizaciones de todo el país.