Repoblando tortugas marinas en El Salvador
La organización no gubernamental española Ayuda en Acción ha liberado, durante el último año, más de cien mil crías de tortuga marina en la bahía de Jiquilisco, en El Salvador. El objetivo es contrarrestar el saqueo y la venta de huevos que es habitual en la zona, a pesar de su prohibición.

Cuatro de cada siete tortugas marinas visitan las playas salvadoreñas para poner sus huevos, convirtiendo la región en un verdadero santuario de la especie, comparable a algunas regiones mexicanas donde anidan numerosas tortugas. Especies como la Baule, la Golfina, la Prieta y la Carey pasan por la costa de El Salvador para anidar. Sin embargo, el saqueo y el consumo de los huevos por parte del ser humano empiezan a afectar gravemente a la población de tortugas, según Ayuda en Acción.

Ayuda en Acción, además de la repoblación, lleva a cabo otras acciones complementarias, como la sensibilización de la población y la fortaleza de sus capacidades. También construye un centro de interpretación y cuatro corrales de incubación para tortugas.

Los resultados positivos del proyecto comienzan a verse: las tortugas Baule llegan a la zona para anidar, una especie en peligro crítico de extinción y que no anidar en los últimos tiempos en la Bahía de Jiquilisco. Se han visto ejemplares de tortuga Baule de dos metros de longitud anidando 72 huevos que ya se están incubando en el corral, según ha explicado Xiomara Henriquez, técnica en biodiversidad en el área de desarrollo de Jiquilisco.

El trabajo de sensibilización ambiental se llevó a cabo en diez escuelas de la zona. Se prepararon varias actividades, incluyendo proyecciones de cine y vídeo, lecturas, obras de teatro y concursos para más de seiscientos niños. También se organizó una liberación de tortugas con estudiantes de los centros escolares de las comunidades donde se ubican los corrales de incubación.

Una de las estrategias de sensibilización más importantes ha sido la capacitación de los recolectores de huevos de tortuga, abordando temas de conservación de tortugas marinas, legislación ambiental, participación comunitaria, manejo de desechos sólidos y limpieza de playas. Estos recolectores son los que a partir de ahora van a proporcionar medidas y datos de las tortugas que anidan para su análisis posterior.