Repsol quiere comenzar a extraer petróleo en Canarias en seis meses
No va a esperar más. A pesar de contar con la franca oposición de la mayoría de los habitantes de las islas, Repsol ha asegurado que, en cuanto tenga permiso para instalar su base de operaciones, va a comenzar a extraer petróleo, con todos los riesgos que conlleva. Una vez más se demuestra que las grandes multinacionales tienen vía libre para actuar a su antojo, sobre todo, si cuentan con el beneplácito de la Administración Central. Ni los ayuntamientos ni los ciudadanos pintan nada en esta historia.

Repsol espera las pertinentes autorizaciones ambientales, que, sabiendo que el ministro de Industria, el señor Soria, apoya el proyecto, no tardará en conseguir. Así, si todo va según lo previsto, en mayo de 2014 se comenzaría a perforar el suelo del océano en el territorio de las islas Canarias.

Repsol presiona a los cabildos de Lanzarote y Fuerteventura para que acojan la base de operaciones de la compañía para este proyecto. El propio presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha visitado la región para impulsar el proyecto (para más inri, cuando se acaba de conocer la indignante sentencia sobre el desastre del Prestige). Cuando se produzca un accidente, cuando las playas de las islas acaben llenas de chapapote, ¿volverá Brufau a Canarias para pedir perdón y asumir responsabilidades? No lo creo.

Brufau asegura que hay pocos países en el mundo con un potencial como el que hay en las aguas entre Canarias y Marruecos. Repsol ha calculado que hay unos 898 millones de barriles de crudo, lo que sería suficiente para abastecer el 10% del consumo de España. La compañía invertirá unos 260 millones de euros en la primera fase del proyecto.

Desarrollo económico sostenible: el turismo

Repsol quiere comenzar a extraer petróleo en Canarias en seis meses
En realidad, lo que está haciendo Brufau es presionar a los políticos locales para que acepten que los puertos de Arrecife y el Puerto del Rosario acojan la base de Repsol. El presidente de la petrolera promete desarrollo económico y empleo. Aún así, la mayoría de la población no quiere el proyecto. Prefieren conservar sin mácula el medio ambiente y proteger su mayor riqueza económica: el turismo. Hay otros rumores que aseguran que la base se instalará finalmente en el Puerto de la Luz, en Las Palmas de Gran Canaria.