Residuos de plástico que se transforman en asfalto
Un nuevo proyecto transformará residuos para elaborar una mezcla asfáltica que se aplicará a lo largo de dos kilómetros en una carretera de Madrid. El proyecto se llama Polymix. Participa el Instituto Tecnológico del Plástico (Aimplas) y permitirá el reciclaje de más de 22.000 toneladas de residuos de plástico y más de 11.000 toneladas de neumáticos usados.

El Instituto Tecnológico del Plástico (Aimplas) desarrolla este proyecto junto con la Universidad de Cantabria, Acciona Infraestructuras y Vías-M Carreteras Madrid (dependiente de la Consejería de Transportes e Infraestructura de la Comunidad de Madrid). La novedosa mezcla asfáltica se aplicará en la carretera M-404 de la Comunidad de Madrid. El comienzo de las obras está previsto para el año 2012. El objetivo principal de este proyecto es reducir el número de residuos de los vertederos y disminuir su impacto ambiental.

Los materiales que se usarán para fabricar este asfalto ecológico provendrán del reciclado de plásticos, objetos que, por su baja calidad, no pueden reutilizarse más y habitualmente se llevan hasta un vertedero para que se proceda a su destrucción.

Con el proyecto Polymix se quiere demostrar que es posible reciclar desechos de plástico al tiempo que se reduciría el coste asociado a la producción de asfalto. Por tanto, el beneficio es doble: mayor respeto por el medio ambiente y reducción de costes económicos. La valorización de este tipo los residuos al usarlos en las mezclas de asfalto aporta ventajas medioambientales, así como crece el valor añadido del producto obtenido, ha señalado Eva Verdejo, responsable del proyecto en Aimplas.

En el proyecto se establecerán y difundirán las directrices técnicas y ambientales que hará posible la transferencia de los resultados a diferentes construcciones de carretera. La utilización de este tipo de materiales en el asfalto tiene un gran potencial, ya que sólo en España se producen anualmente unos 45 millones de toneladas de mezclas asfálticas, mientras que en Europa la cifra es de unos 300 millones de toneladas.